A pesar de la escasez de haciendas gordas (preparadas para faena) los frigoríficos lograron aumentar la actividad industrial en la última semana.

Según informó el Instituto Nacional de Carnes (INAC), en la tarde de este lunes, la faena creció en 5.776 cabezas y terminó ubicándose en 36.300 cabezas.

Sin embargo, fuentes de la industria señalaron que el mercado sigue inestable y que aún no hay un panorama claro.

Sabido es que tanto vendedores como compradores esperan la estabilidad del mercado para hacer negocios.

Al respecto, se indicó que el volumen de faena aumentó pero con una oferta que apareció de forma “forzada”, porque los productores no están decididos a vender.

La planta de mayor actividad fue el frigorífico Canelones SA, con 3.735 cabezas procesadas y en el segundo lugar se ubicó Frigorífico Tacuarembó SA con 2.472 vacunos.

La faena de novillos y de vacas fue pareja, dado que se procesaron 18.747 y 17.210, respectivamente. Además se faenaron 392 toros y 224 terneros.

Los industriales indicaron que debido al mercado inestable, a la disponibilidad de pasto y al alto precio del ganado de reposición hay ganado disponible en los campos.

Al comienzo de esta semana las plantas están pagando los novillos a US$3,75 por kilo en segunda balanza y las vacas cotizan entre US$3,55 y US$3,66.

Los operadores esperan que la oferta aparezca en breve debido a la proximidad del otoño.

A diferencia de lo que ocurrió con la faena de vacunos en la última semana, la faena de ovinos sufrió un descenso de 3.942 cabezas.

En la última semana se procesaron 10.819 ovinos, la mayor parte de ellos (3.997) eran ovejas.

Las diferentes empresas frigoríficas tienen la necesidad de cumplir con la demanda creciente de corderos pesados, sobre todo de Brasil, pero la oferta de la categoría es escasa, aunque se consigue algo de oferta de animales adultos, según se informó.