Montevideo. El gobierno implementará dos nuevos impuestos con destino a mejorar la infraestructura: uno de ellos será el anunciado por el presidente José Mujica a los predios mayores de 2.000 hectáreas y el otro al transporte de mercaderías por rutas nacionales.

Frente a la intención del equipo económico astorista de modificar la iniciativa presidencial, los voceros ratificaron la decisión del mandatario y agregaron que será de carácter nacional y actualizado en función del valor de la tierra.

A este impuesto se agregará una tasa ya prevista en reuniones entre el gobierno y las intendencias.

Su aplicación está a estudio de los ministerios de Economía, Transporte, Agricultura y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

El ministro de Agricultura, Tabaré Aguerre, había transmitido el domingo a dirigentes de la Federación Rural que la iniciativa de Mujica sufriría modificaciones, algo que también coincidió con señales desde Economía.

El Movimiento de Participación Popular (MPP) marcó la cancha y advirtió este lunes que su aspiración es gravar la propiedad de la tierra para desestimular la concentración en pocas manos.

Más allá de la forma que adquiera el ajuste impositivo propuesto por el presidente José Mujica, y de que se utilice para el mantenimiento o la construcción de carreteras, el MPP respaldó públicamente la iniciativa y recordó que combatir la concentración de la tierra es un compromiso electoral del FA.

Esta posición choca con la de los sectores afines al vicepresidente Danilo Astori, que se pronuncian por un tributo –no un impuesto– que pagarían las empresas en función del uso que hagan de la infraestructura vial.

Los astoristas quieren que el agro aporte más recursos, pero a través del llamado “tributo de contribución especial”, destinado solo a financiar obras.

Un legislador afín a esta idea, explicó su definición técnica: “Es un tributo cuyo presupuesto hecho se caracteriza por un beneficio económico particular proporcionado al contribuyente por la realización de obras públicas o de actividades estatales. Su producto no debe tener un destino ajeno a la financiación de las obras. La prestación tiene como límite total el costo de la misma e individualmente el incremento del valor del inmueble beneficiado”.

Reunión. La bancada del MPP y el Espacio 609 se reunió este lunes para analizar el nuevo debate tributario instalado y resolvió apoyar el planteo de Mujica. “Hay un amplio respaldo a la idea de castigar con tributos a los predios más grandes. Es una excelente idea que forma parte del programa del Frente y estamos de acuerdo”, dijo el diputado Gonzalo Mujica (E609).

“El tema de fondo acá es discutir si al país le sirve que la tierra se concentre en pocas manos. Unos dirán que es más productiva la concentración, otros dirán que así se concentra la renta y la riqueza; bueno, eso es lo que hay que discutir”, dijo el diputado Mujica.

“Lo que hay que resolver es si el Estado castiga o es omiso ante la concentración de la tierra”, sentenció. El diputado dijo que gravar de forma diferencia a los que más utilizan y dañan las carreteras “es sensato y equitativo”, pero señaló que “más allá de los detalles técnicos y las alícuotas, lo que hay que discutir es la concentración de la riqueza y de la tierra”.

El senador Ernesto Agazzi participó de la reunión de bancada del MPP y explicó la propuesta del presidente. El ex ministro de Ganadería dijo que más allá de aplicar el impuesto para financiar obras de infraestructura, “la consecuencia será desestimular la concentración de tierra”.

Agazzi también recordó que este objetivo está en el programa del FA. En la página 92 del programa dice: “La desconcentración de la propiedad de la tierra es un proceso que debemos comenzar en el segundo período de gobierno. El derecho de las personas a acumular y vender tierras puede ser limitado por razones de interés general. Apoyar la producción familiar por sobre la empresa agrícola, dado que porteras adentro no presentan grandes diferencias en niveles de productividad, pero sí vemos desigualdad en los aspectos que involucran las relaciones de producción comercialización, generación del ingreso y distribución del mismo”.