El llamado de precalificación de interesados que lanzó el gobierno de Uruguay a mediados de agosto –y que vence mañana– para instalar una planta regasificadora, ya recibió 18 interesados e incluso un privado presentó una propuesta concreta para hacerse cargo del proyecto, informó a El Observador el director de ANCAP, Juan Gómez.

El funcionario agregó que Gas Sayago –la sociedad anónima que crearon UTE y ANCAP para explotar este negocio– tiene previsto lanzar el pliego definitivo para construir esta obra y que no abarcará a la totalidad de las compañías que mostraron interés, y se conocerá entre el 15 y el 20 de octubre próximo.
El Poder Ejecutivo aspira a que el ganador del llamado pueda conocerse sobre fines de este año o principios de 2013. La obra civil de la planta demandará dos años para que esté operativa.

El proyecto está divido en dos grandes áreas: una de infraestructura y la otra de operación y mantenimiento del barco regasificador flotante. Las empresas constructoras vinculadas al área marítima serán las que deberán hacerse cargo de la profundización del canal de acceso al puerto de Puntas de Sayago y también realizar la escollera de protección para el buque regasificador.

Gómez recordó que el ganador del llamado será una sola empresa, por eso se prevé que las compañías constructoras y las que tiene experiencia en el manejo y operación de plantas regasificadoras se asocien para elevar una única oferta en el llamado a licitación.
El proyecto total para instalar una planta regasificadora en la bahía de Montevideo demandará una inversión total de unos US$900 millones.

Este emprendimiento, junto con el puerto de aguas profundas en Rocha, es una de las prioridades en materia de infraestructura para la administración del presidente José Mujica. De hecho, el gobierno uruguayo decidió seguir adelante por su cuenta con esta obra y dejó de lado la posibilidad de realizarlo en sociedad con Argentina, que durante casi dos años estuvo demorando su definición al respecto.

El modelo de negocio que diseñó Gas Sayago en la licitación se fijó para un plazo de 15 años. Ese será el lapso durante el cual el privado que instale la planta recibirá un canon de US$120 millones por la operación de esta y las obras de infraestructura.
La escollera en Punta de Sayago que construirá el ganador del llamado será de alrededor de 1,5 kilómetros y luego la Administración Nacional de Puertos (ANP) la ampliará en 500 metros, una vez que avance su iniciativa para instalar una terminal portuaria en esta zona.

Ahorro. Según había explicado a El Observador el director nacional de Energía, Ramón Méndez, tomando solamente las necesidades de gas natural que tendrá Uruguay en 2014, la planta le originará un ahorro automático de más de US$100 millones por año, solo con la generación de energía eléctrica, tomando como base un año medio de hidraulicidad.

No obstante, esa cifra puede trepar hasta US$500 millones por año si el país atraviesa un déficit hídrico como el que tuvo en 2009 o este año. Esto está dado por la diferencia que hay entre generar energía con gas natural licuado y derivados de petróleo.
En el primer caso, el precio por MWh ronda los US$ 130, mientras que con los derivados del crudo supera los US$ 250 por MWh. “Con un año seco que tengamos, estamos repagando la mitad de la obra”, destacó Méndez.