Finalmente UTE resolvió la adjudicación de la polémica licitación para construir una nueva central térmica a ciclo combinado a la coreana Hyundai Engineering & Construction (HDEC).

Es la mayor obra individual (supera los US$500 millones) con un privado en la historia del ente que este martes cumple 100 años.

El proceso competitivo no escapó a un sinfín de contramarchas y denuncias que dejaron como saldo una demora de casi ocho meses en la firma del contrato, una empresa descalificada, la anulación del primer llamado de precios y probablemente una serie de impugnaciones y litigios judiciales.

De todas formas, en UTE hay “tranquilidad” sobre la actuación técnica y jurídica del ente, aseguró este lunes a El Observador el presidente del ente, Gonzalo Casaravilla.

La sesión del directorio de este lunes tuvo como tema excluyente la resolución de esta tema que le viene acarreando varios dolores de cabeza al ente. El titular de UTE tenía especial interés en que el proceso de análisis de la propuesta de Hyundai se resolviera para no dilatar más el proceso.

Ahora UTE se dispone a terminar de elaborar el contrato para proceder a la firma del mismo cuanto antes. El gerente general de la empresa, Carlos Pombo, ya venía trabajando en la elaboración del mismo desde la semana pasada. De todas formas, antes de que HDEC estampe la firma del contrato de obra con UTE, el mismo debe enviarse el Tribunal de Cuentas (TCR).

El análisis jurídico y técnico de la firma coreana demandó más de tres horas, incluso el directorio solicitó a los técnicos del ente una ampliación del primer informe que elevaron ante los directores.
“Se trabajó muy bien por parte del equipo técnico; con mucha presión por el cumplimiento de los plazos y también por la importancia de la obra. Acá nos estamos jugando la imagen de la empresa”, destacó Casaravilla.

“El informe fue contundente. Los antecedentes de la empresa son serios. Incluso, pese a que una de las siete obras que presentó Hyundai fue eliminada por presentarse en consorcio por sugerencia del director jurídico”, reveló una fuente del ente a El Observador.
Precisamente, los antecedentes como contratista principal, más conocido como EPC en la jerga técnica, terminó descalificando la propuesta de la firma argentina Electroingeniería que había quedado en primer lugar en el Índice Comparativo de Ofertas (ICO) que realizó UTE luego de anular el primer llamado de la licitación (ver cronología).

Entre los requisitos exigidos por el pliego figuraba la acreditación por parte del oferente de haber realizado “por sí mismo” al menos tres obras similares superiores a 150 megavatios megavatios (MW) en un período de 15 años anteriores a la fecha de apertura de ofertas, actuando como contratista principal (EPC).
Por otro lado, desde el punto de vista técnico UTE no encontró objeciones a la propuesta que elevó Hyundai. La turbina que ofertó la firma coreana es la Siemens SGT5-2000 E, una máquina que está presente en más de 300 centrales térmicas del mundo, aseguró el informante.

La empresa italiana Ansaldo que había quedado tercera en el ICO, cuestionó en un misiva que envió a UTE el rendimientos de 178 megawatts (MW) que había elevado Hyundai, cuando ese tipo de turbina ofrece una potencia máxima de 173 MW. Sobre este cuestionamiento, la fuente de UTE dijo que los propios técnicos del ente se encargaron de realizar una “simulación” con un rendimiento de 173 MW y, de todos modos, la firma coreana seguía manteniendo el segundo lugar del ICO. Asimismo, el ente entendió que la diferencia entre la potencia generada por las turbinas a gasoil y la producida a gas estaba dentro del 3% que marcaba las condiciones que fijó el ICO. A raíz de eso, Ansaldo pedirá a UTE que le de vista de lo actuado para determinar cómo ser recalculó el ICO, dijo un vocero de la empresa.

Ahora UTE se dispone a terminar de elaborar el contrato para proceder a la firma del mismo cuanto antes. El gerente general de la empresa, Carlos Pombo, ya venía trabajando en la elaboración del mismo desde la semana pasada. De todas formas, antes de que HDEC estampe la firma del contrato de obra con UTE, el mismo debe enviarse el Tribunal de Cuentas (TCR).

Apremio. Precisamente, el directorio de UTE tiene previsto concurrir hoy al Tribunal de Cuentas para explicar la importancia que tiene esta obra para el país, informó Casaravilla.

El TCR tiene 15 días para expedirse sobre la compra directa que resolvió el directorio de UTE con Hyundai. El titular de UTE confía en que el Tribunal dé su dictamen en este plazo aunque está habilitado para solicitar una prorroga. El TCR está facultado para “observar” la adjudicación de la compra a Hyundai. En caso que sea así, el directorio de UTE deberá resolver luego si sigue adelante con la firma del contrato pese al dictamen del TCR.

Consultado por las denuncias que han realizado otros oferentes que participaron del proceso, Casaravilla dijo que el marco legal en Uruguay es “muy claro” y que todas las empresas “están facultadas” para recurrir a todas las vías administrativas y/o judiciales que crean conveniente.