Siguiendo la tendencia del ciclo económico, el consumo eléctrico crecerá menos este año que en 2011.

Al igual que lo observado en los últimos años, el sector productivo impulsará la demanda, más allá de que los hogares han aumentado fuertemente las compras de electrodomésticos, lo que repercute en la demanda doméstica, según afirman desde la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE).

De acuerdo a las previsiones del Administrador del Mercado Eléctrico (ADME), este año la demanda eléctrica se incrementará 3,6% respecto al consumo de 2011.

El mayor consumo de electricidad estará explicado principalmente por las necesidades de la industria y el comercio, mientras que el residencial contribuirá pero en menor medida, explicó el director de UTE, Gerardo Rey.

De ese modo, la demanda mantendrá la tendencia verificada entre 2004 y 2010, cuando el consumo de empresas creció 24,8% mientras que el de las familias se ubicó en 17%, según el ente.

El crecimiento esperado para este año de 3,6% implicará que la demanda se desacelerará frente a la evolución registrada el año pasado, cuando se alcanzó un aumento de 4,4%.

En 2010, el consumo eléctrico creció 4,3% y en 2009 la alza fue de 2,8%, según ADME.

El hecho de que los hogares han estado incorporando electrodomésticos cada vez más eficientes, por un parte, y la promoción de políticas de eficiencia energética, por otra, han permitido que la demanda eléctrica crezca por debajo del aumento de la actividad, pero acompañando el ciclo.

Según los cálculos de UTE, por cada punto porcentual de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) el consumo eléctrico aumenta 0,7 puntos porcentuales.

“A pesar de las importantes compras de electrodomésticos que están realizando los hogares el consumo no crece de la misma manera. Los actuales aparatos tienen cada vez más prestaciones pero gastan menos. Por ejemplo, hoy se pude comprar una heladera, incluso con freezer, pero su consumo es la tercera parte de heladeras antiguas”, comentó Rey.

El profesional destacó además las iniciativas oficiales tendientes a racionalizar la demanda eléctrica, como las campañas para sustituir lámparas comunes por otras de bajo consumo y la aplicación de la tarifa inteligente residencial, entre otras medidas.

Para 2012, el presupuesto destinado por UTE para abastecer la demanda se fijó en US$953 millones, por encima del gasto de 2011 que cerró en US$829 millones.

Biomasa. Dos emprendimientos privados que comenzarán a funcionar en los próximos días serán los únicos nuevos aportes a la oferta eléctrica del año.

El proyecto de mayor porte es el de la firma Ferinol, que tras un año y medio sin actividad volverá esta semana a producir electricidad en base al uso de desechos forestales, reveló una fuente vinculada a la empresa.

La planta, ubicada en las afueras de la ciudad de Tacuarembó, cuenta con una potencia instalada de 10 megavatios.

El otro emprendimiento es el de la empresa Ponlar, que cuenta con una planta de generación eléctrica en Rivera que también funcionará en base a desechos forestales.

La potencia instalada del establecimiento es de 7,5 megavatios y se espera que comience a operar en los próximos días, indicó una fuente del mercado energético.

Por otra parte, el directorio de UTE extendió un mes más el plazo a los participantes de la segunda licitación para la compra de energía eólica para que realicen la presentación de sus ofertas técnicas en base a un precio de US$63,5 el megavatio.

La postergación se decidió por pedido de los empresarios, ya que por razones técnicas algunos proyectos deben fijar nuevas localizaciones para instalar los complejos de molinos.

Generación. Por otra parte, el año pasado la producción eléctrica se explicó en dos terceras partes por la generación hidráulica.

Las represas aportaron 64,2% de la energía suministrada por UTE a los consumidores en el promedio mensual.

Salto Grande explicó 45,9% de la oferta total, al tiempo que las tres represas ubicadas en el río Negro suministraron 18,3%.

La producción de las centrales térmicas representó 26,8% de la electricidad consumida, con 15,8% en el caso de la generación en base a gas oil  y 11% para la que utiliza fuel oil y vapor.

El abastecimiento a la red eléctrica que realizan UPM y otros productores privados significó 4,3% de la oferta mensual promedio del año pasado.

En tanto, las importaciones de energía desde Brasil y Argentina concentraron 4,8% de la composición de la oferta por fuente en 2011.