El edificio albergará desde tiendas de diseño de ropa, arquitectura e ingeniería hasta oficinas de call center, importante fuente generadora de empleo.

De los capitales invertidos, US$13M fueron aportados por inversores estadounidenses, daneses, argentinos y uruguayos; los US$7M restantes para llegar a los US$20 millones iniciales surgió de un préstamo del Banco República.

Con esa dinámica inversora, los emprendedores de la zona franca alcanzaron ya el 50% de la ocupación de la torre ya concluida. Francisco Ravecca, CEO de Aguada Park, se declaró contento y sorprendido, ya que se esperaba los planes de inauguración fueran a fines de 2010.

Aguada Park recibió la autorización como zona franca en 2008, tras gestiones realizadas ante el ministerio de Economía y la Dirección de Zonas Francas.

Con la autorización, Brou concedió un préstamo y los inversores lograron una masa crítica de capital que permitió el inicio del emprendimiento. Según lo publicado por Últimas Noticias, hasta la fecha cuentan con 28 empresas confirmadas que deben firmar un contrato de usuario con Aguada Park y luego debe ser refrendado por el MEF para comenzar a operar.

Aguada Park se enfocará en cuatro áreas: tecnológica, servicios profesionales, servicios financieros y traders. Además de los beneficios como zona franca que permiten exoneraciones impositivas y garantizan claras reglas de juego para los inversores.