Jazz Airlines ampliará en los próximos días la delegación de expertos enviados a Uruguay para analizar la situación de Pluna de cara a una eventual adquisición de la empresa, informaron a El Observador fuentes de la línea aérea de bandera uruguaya.

“Han llegado ejecutivos con un conjunto de asesores y diversos analistas aeronáuticos; se van a incorporar algunas personas más”, dijo el informante. Las tareas incluyen la revisión de documentación de la empresa y el análisis de la malla actual de vuelos, además de otros detalles operativos y comerciales de la aerolínea.

Los enviados de Jazz, liderados por Scott Tapson, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Chorus Aviation –el holding propietario de Jazz Airlines– ya mantuvieron contactos con los Ministerios de Economía y de Transporte.

Jazz pidió al gobierno un período de 30 días para recabar información antes de decidir si  realiza una oferta por el 75% de las acciones de Pluna.

La aerolínea canadiense ingresó a Pluna cuando se asoció con LeadGate al invertir US$ 5 millones por una participación de 33% en Sociedad Aeronáutica Oriental (SAO), la empresa que poseía las tres cuartas partes del capital de la línea aérea local.

Esas acciones fueron traspasadas el viernes 15 sin costo a un fideicomiso que administra la Bolsa de Valores de Montevideo a la espera de un nuevo socio que inyecte capital en la empresa.

Reestructura gerencial. Por otra parte, se produjo este viernes el alejamiento de otro cargo gerencial de la aerolínea uruguaya. Se trata de Martin Harrison, un ingeniero inglés que se desempeñaba como vicepresidente de Operaciones desde hacía algo más de tres años. Las fuentes consultadas señalaron que la renuncia de Harrison estaba prevista desde “hace algunas semanas” y que responde a que recibió una oferta laboral en Gran Bretaña.

Otro informante señaló que se esperaba que “uno o dos” cargos gerenciales más se desvincularan de la aerolínea, aunque desde la empresa informaron que “no se tiene conocimiento” de la salida de otro ejecutivo en el corto plazo.

El retiro de los socios de LeadGate, sumado a otras renuncias y despidos en puestos jerárquicos permitirán a Pluna “ahorrar” unos US$100.000 mensuales en costos gerenciales, informó este viernes El Observador.

Pluna cambió dos veces de gerente general en los últimos tres meses. A la salida de Jorge Lepra por “motivos personales” a fines de marzo se sumó el despido de Matías Campiani –que había tomado su lugar– cuando se resolvió apartar a LeadGate de la gestión de Pluna. En su lugar, quedó Sebastián Hirsch, otro socio de Campiani, que gerenciará a Pluna durante la transición por un período no mayor a 90 días.

Deuda con ANCAP. Fuentes oficiales informaron a El Observador que “se está pagando el consumo semanal” de combustible de forma que la deuda con la petrolera estatal no continúe creciendo. “El acuerdo (entre el Ministerio de Economía y ANCAP) es sobre esa base”, agregó el informante. El Observador informó el martes que el Estado se haría cargo de la deuda cercana a los US$ 25 millones que Pluna SA mantiene con ANCAP, como forma de asegurar el suministro y garantizar que la aerolínea siga volando.

Para ello se decidió que los pagos que se realicen serán considerados a cuenta de la capitalización que deberá efectuar el Estado al momento del ingreso del nuevo accionista privado.

Se estima que será necesario inyectar entre US$30 millones y US$35 millones para recomponer el patrimonio, de los cuales el Estado deberá aportar el 25% en relación a su participación accionaria. Los fondos serán canalizados a través de Pluna Ente Autónomo, informaron el jueves El País y Búsqueda. Los pagos de la deuda que excedan los fondos de capitalización estatal podrán quedar “a cuenta” de futuras necesidades que pueda requerir la empresa, según una fuente del Poder Ejecutivo.