Las lluvias de los últimos días “provocaron una importante recuperación en la mayoría de los cultivos” de verano, que “fue muy diferente según el cultivo, variedad y fecha de siembra”, aseguró el gerente de Producción de Agronegocios del Plata (ADP), Carlos Dalmás.

En el maíz “hubo daños muy importantes, si bien los granos se formaron, las excesivas temperaturas de enero hicieron que el cultivo se secara rápidamente cortando el llenado de grano. Hoy la mayoría de los maíces ya fueron cosechados, algo que no es normal para la época. Los rendimientos de este cultivo oscilan entre 3.000 y 5.000 kg/ha”, explicó Dalmás en la web de ADP.

En soja de primera “si bien la recuperación fue asombrosa, debido al mal estado en que se encontraban estos cultivos, hubo mucha pérdida de flores y vainas que fueron irrecuperables", detalló el técnico.

"Hubo cultivos que por su número de plantas, fecha de siembra y variedad iban a rendir 2.500 kg/ha; hoy los estimamos en 2.000 kg/ha. La magnitud del daño fue diferente según la variedad, su fecha de siembra y según la zona”, agregó.

Para la soja de segunda, las lluvias llegaron a tiempo, aunque “el número de plantas logradas definirá el rendimiento”, dijo Dalmás.

“El problema es que hubo zonas donde la implantación fue muy difícil por lo que los cultivos quedaron con un bajo número de plantas. En otros casos, el número de plantas logradas fue bueno, pero la extrema sequía y las altas temperaturas provocaron las pérdidas de algunas plantas. En general, en la mayoría de los casos la lluvia llegó a tiempo y se espera que sea el cultivo menos afectado por la sequía”, explicó.

Por último, en maíz de segunda, “la lluvia llegó a tiempo para minimizar pérdidas. Para el caso del maíz las lluvias llegaron justo antes de que el cultivo ingresara en la etapa de floración. De todas formas, el rendimiento será afectado, ya que la etapa vegetativa se dio en plena sequía y allí se define parte del rendimiento. Sin embargo, es un cultivo donde podemos esperar rindes aceptables”, concluyó Dalmás.