Las empresas citrícolas del país han exportado 1.200 toneladas de cítricos a Estados Unidos (EE.UU) desde que se concretó la apertura de ese mercado hace seis meses, según datos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) divulgados en su portal web, que añade que esas ventas a la primera potencia mundial representaron el 8% de las exportaciones en ese período.

Las firmas del sector observan que es un buen comienzo pero que aún falta para transitar sobre terreno seguro y que a corto plazo será difícil incrementar considerablemente el volumen de cítricos que ingresan a EE.UU.

El asesor Federico Montes de MGAP aseguró en un comunicado que la apertura del mercado estadounidense permite al sector agrícola “acelerar los principales temas que tiene en agenda, entre ellos renovar sus plantaciones, desde materiales certificados y dedicarse a la producción de nuevas variedades, con nuevos modelos productivos”.

El director de Naranjales Guarino, Juan Solari, dijo a El Observador que el mercado con Estados Unidos “es muy promisorio” pero que recién están arrancando y que por delante tienen dos situaciones a resolver. Una es el tratamiento de frío con la que la fruta debe arribar a suelo estadounidense, y que los naranjeros uruguayos dicen que puede mancharla, y otra es contar el volumen suficiente de las variedades que exige EE.UU.

“Estamos plantando las nuevas variedades que pide Estados Unidos pero todavía no tenemos volúmenes importantes”, señaló Guarino. En ese país compran, en general, mandarinas sin semillas. El empresario naranjero aseguró que para asentar el negocio en este mercado se precisarán entre seis y ocho años. “Hay estaremos apto para trabajar de forma confiada. De momento, los manejamos con pie de plomo; es un mercado nuevo que tiene cantidad de incógnitas”, insistió.

De acuerdo al MGAP Uruguay exportará este año entre 120.000 y 150.000 toneladas de fruta cítrica. Según la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), el año pasado se exportaron 113.000 toneladas, lo que representó un incremento de 18% respecto al año anterior, pero no alcanzó el volumen promedio colocado entre 2005 y 2011. El 2014 sería un año de recuperación; 2013 fue considerado un año “regular” y 2012 “malo”.