Montevideo. Uruguay completará este año un sistema de georreferenciación (mapa) de viñedos que aportará información sobre el vino desde la cepa hasta la botella, informó hoy el estatal Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi).

La trazabilidad es un bien general para el sector y una forma de agregar valor a la producción vitivinícola, aseguró el presidente del Inavi, José María Lez.

Por eso, el instituto trabaja en la aplicación de una nueva forma de trazabilidad basada en la georreferenciación para la caracterización del vino desde la viña, añadió.

La georreferenciación aporta datos al consumidor sobre la ubicación de la viña, lo que garantiza la calidad y seguridad alimentaria y actualiza los registros del instituto.

"Tenemos cinco departamentos georreferenciados de los 16 que tienen viña: Salto, Rocha, Rivera, Durazno y Paysandú, además de un alto porcentaje de los padrones relevados en Canelones", comentó Lez.

"Estimamos que en octubre se habrá completado la tarea en todo el país", estimó el directivo en declaraciones al servicio de prensa del gobierno.

El objetivo es construir un mapa digital de viñedos y sus características como número de hectáreas, historial de la cosecha, edad, variedades y cantidad de plantas.

Esa información estará certificada por el Inavi y garantizará al consumidor en cualquier parte del mundo que se trata de un producto trazable.

La reciente vendimia arrojó unos 95 millones de kilogramos de uva que permitirán la vinificación de unos 65 millones de litros.

El año pasado las exportaciones uruguayas de vino a granel ascendieron a 15 millones de litros.