Montevideo. Los productores sojeros afirman que no reciben todos los beneficios de la bonanza de los mercados, por bajos rendimientos y suba de costos, a pesar de que las exportaciones de este rubro siguen liderando las ventas de Uruguay, representando el 30% en el total exportado en la primera quincena de abril.

Durante ese período las ventas sojeras al exterior representaron US$152 millones, cifra que alcanzó una mayor importancia por el aumento de volumen negociado y por las mejoras obtenidas en las cotizaciones.

Las exportaciones de soja se canalizaron principalmente a través de la zona franca de Nueva Palmira que representó el 15% del total de las exportaciones del país en ese período, y China, que reunió el 13% del total negociado por el país al exterior, según datos aportados por Uruguay XXI.

Según fuentes privadas, muchos productores sojeros no podrán aprovechar los buenos precios que se pagan actualmente por el grano, ya que además de los bajos rendimientos obtenidos en la presente cosecha, los costos de producción aumentaron considerablemente principalmente por efecto de la baja de la cotización del dólar.

“Concluimos que este buen año el productor lo vio pasar porque no lo pudo aprovechar”, explicó gráficamente el representante de Barraca Erro, Germán Bremerman.

En su opinión, el productor que coseche 1.600 kilos o 1.700 kilos por hectárea prácticamente estará “empatando” en sus costos, dada la situación productiva y económica en que está inserto el sector agrícola.

Otros operadores consultados coincidieron en que los rendimientos en kilos por hectárea son muy bajos, fundamentalmente debido a la sequía registrada durante la primera quincena de marzo pasado.

Bremerman explicó que “los costos se incrementaron muchísimo, fundamentalmente por la caída del precio del dólar. Además del alto costo de los fletes, que tuvieron un aumento considerable en el último año, está la estructura de personal que en los últimos meses aumentó entre 10% y 15%, este costo no baja de US$60 por hectárea”.

“En este año el productor podría haber logrado un margen neto importante para hacer base para los próximos años, pero en realidad el que haga una buena cosecha ganará poco, el que haga una cosecha regular empatará y el que logra una cosecha por debajo del promedio perderá”, señaló.

Antes de la siembra el productor vende un porcentaje de la producción por adelantado para cubrir sus costos de renta e insumos.

“En general, el productor vende entre 800 y 1.000 kilos por hectárea. Cuando el productor realizó esta primera venta (en octubre o noviembre) la soja estaba a US$360 (por tonelada). Dados los bajos rendimientos podríamos decir que el productor vendió un 60% de su cosecha y le queda 40%. En la actualidad el grano cotiza a US$470 por tonelada, entonces al productor le quedará un precio promedio de US$415 por hectárea”, explicó Bremerman.

El área sojera que se había plantado en Uruguay en la zafra que se está cosechando se ubicó en el entorno del millón de hectáreas, con lo cual se esperaba una cifra histórica.

Las exportaciones de soja que continúan firmes resultaron durante la primera quincena de abril el principal rubro de ventas al exterior por un valor de US$152 millones, lo que representó el 30% del total exportado.