La planilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) publicada este lunes tuvo precios casi iguales a los de la semana anterior en las principales categorías de bovinos para faena, lo que demuestra que hubo un freno en la caída constante de precios de las semanas anteriores.

Luego de varias semanas de bajas constantes el precio del novillo se estabilizó en US$1,96 y US$3,70 y las vacas en US$1,67 y US$3,49.

Los consignatarios analizaron que los productores siguen sin demasiada intención de vender sus haciendas gordas.

“En muchas categorías, sobre todo en la de novillos, sigue habiendo un desencuentro entre compradores y vendedores, lo que viene ocurriendo hace varias semanas, desde que empezó a bajar el precio”, comentó el presidente de la ACG, Alejandro Zambrano.

Las industrias frigoríficas siguen prefiriendo las vacas y “es una categoría que el productor también prefiere vender, ya que su precio no bajó tanto como el de los novillos. Hay muchas vacas de campos que están con muy buen estado y tuvo un menor costo de producción”, comentó el empresario.

En la reunión semanal de la ACG se analizó, además, que las entradas de ganado se acortaron, se concretan entre cuatro y seis días después de concretado el negocio.

Zambrano consideró que “hay ganado gordo pero hoy el productor tiene alternativas para retener sus haciendas gordas. El otoño se comportó muy bien, hay reservas forrajeras, hay mucho sorgo y todo eso le da un margen de maniobra al productor, que maneja otra dinámica productiva en comparación a lo que se hacía años atrás”.

“Antes el productor vendía sí o sí el ganado gordo antes del invierno porque corría el riesgo de que al entrar la estación ese ganado perdiera peso. Hoy el productor le compra algunos kilos de sorgo a algún vecino y puede mantener el estado de su ganado o incluso sumarle algunos kilos”, analizó.

El presidente de la ACG opinó que “estas alternativas permiten transformar grano barato en kilos de carne que son caros. La relación grano-carne es favorable para que el productor tenga una alternativa frente a la venta para frigorífico”.

Reposición. Algunas categorías de ganados de reposición registraron bajas de precios y en otros casos los valores subieron, según las últimas referencias del mercado a través de los remates ganaderos por pantalla.

Zambrano destacó que “las vacas preñadas, las terneras y las piezas de cría tuvieron una mejora de precios. Esto remarcó la importancia que los productores le depositan a la cría ganadera. La demanda es interesante”.

Ovinos. La oferta es escasa y sigue la firmeza de precios para todas las categorías. “Está difícil la colocación de las categorías muy pesadas, las majadas de más de 50 kilos son escasas y por otra parte los frigoríficos no quieren comprar lo poco que hay”, concluyó.