Montevideo. La Hidrovía Paraguay-Paraná tiene un "gran potencial" y debe superar los problemas de sus organismos de dirección, aseguró este jueves en Montevideo el ministro uruguayo de Transporte, Víctor Rossi.

Esta vía fluvial "estuvo un tiempo muy bloqueada, no en lo referente a la actividad de la navegación, pero sí en el funcionamiento de los organismos de dirección", dijo Rossi tras inaugurar la 44 Reunión de la Comisión del Acuerdo de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Se trata de la tercera reunión en el último año de la Comisión del Acuerdo de la Hidrovía Paraguay-Paraná, al cual están adheridos Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

La Hidrovía Paraguay-Paraná es un sistema hídrico de transporte fluvial en un tramo comprendido entre Puerto Cáceres, Brasil, en su extremo norte, y Puerto Nueva Palmira, Uruguay, en su extremo sur.

Los problemas de sus organismos de dirección generaron retrasos y trabas que el gobierno de Uruguay, con la comisión por la hidrovía y la presencia de las delegaciones de los cinco países que la integran, espera superar, declaró el ministro a periodistas.

El objetivo es lograr una mayor eficiencia y "abrir las posibilidades para que la hidrovía sea realmente un instrumento de comunicación y transporte en la región y de la región con el mundo", indicó.

Tiene "una gran potencialidad porque es una vía natural privilegiada para la salida de la producción de la región del norte argentino, una parte importante de Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay", agregó.

"Además, es un buen instrumento para que los productos del mundo lleguen a rincones de nuestra América", sostuvo Rossi.