El Observador de Uruguay. Uruguay exportó excedentes de energía a Brasil durante algunas semanas de mayo y junio. Por esas fechas se retomaron las colocaciones tras el impasse registrado en verano.

En lo que va del año se vendieron 85.425 megawatt/hora (MWh) a un precio promedio de unos US$80. Ese volumen triplica el registrado en igual período del año pasado con la salvedad que en 2017 se comercializó recién a partir de mayo cuando quedó operativa la conversora de Melo.

Brasil dejó momentáneamente de comprar energía uruguaya hace unas dos semanas. Si bien la Administración del Mercado Eléctrico (ADME) realizó ofertas no fueron aceptadas, dado que el sistema eléctrico brasileño contaba con recursos de generación a costos más convenientes de lo que Uruguay ofreció.

Algo similar pasó en marzo cuando el país vecino rechazo seis ofertas realizadas desde Uruguay. La última oferta se realizó esta semana a US$120 MWh, pero Brasil tenía recursos disponibles para generar energía a US$100 MWh.

Una fuente dijo a El Observador que en la medida que se registren buenos niveles de precipitaciones en las próximas semanas volverá a contarse con excedentes de generación que podrán ofrecerse a "buen precio" a Brasil.

Uruguay vendió excedentes a precios más baratos en momentos puntuales de los dos meses pasados cuando las lluvias elevaron el nivel de los lagos, pero en la medida que creció el consumo interno en los últimos días por las bajas temperaturas se ha priorizado el uso de represas y molinos para atender el mercado local, sin tener que recurrir mayormente al parque térmico. A eso se suma la fala de lluvias en los últimos 15 días.

De hecho, en la primera mitad del año hubo un descenso en lo generado por las represas de 27,5%. En su lugar creció la generación de energía eólica (29%) y también se recurrió en mayor medida al encendido de térmica. La generación de esta fuente aumentó 105% en el año aunque su participación en el total es apenas de 3,7%.

Una fuente del mercado eléctrico dijo a El Observador que en la medida que se registren buenos niveles de precipitaciones en las próximas semanas volverá a contarse con excedentes de generación que podrán ofrecerse a "buen precio" a Brasil.

La zafra de exportación para los excedentes uruguayos se concentrará principalmente durante la primavera para atender la demanda del sureste brasileño. "Los sistemas se complementan. En primavera nos conviene vender y a ellos comprar. En verano sería al revés", señaló la fuente.

Por el lado de Argentina, las ventas se limitan únicamente a las que realiza la empresa Ventus través de Salto Grande. Esta firma está colocando energía de fuente eólica en la vecina orilla principalmente en horas de la madrugada a unos US$25 MWh. "El resto del tiempo les conviene vender a Uruguay", dijo la fuente. Entre enero y mayo esta firma vendió 51.036 MWh, según datos de UTE.

Las proyecciones de exportación de excedentes a la región para este año que realiza UTE son de US$132 millones en un escenario optimista, algo por encima del año pasado cuando los ingresos por este concepto totalizaron unos US$115 millones.