Según señala la página web de Presidencia, Ancap pagó el valor de la deuda contraída entre agosto de 2005 y marzo de 2012 por unos US$571 millones, equivalente a la financiación de 48 cargamentos de petróleo crudo.

En un comunicado emitido por Ancap, la empresa reconoció como una "experiencia exitosa" los contratos con su par venezolana para el suministro de petróleo crudo y derivados, fruto de la "iniciativa integracionista" establecida por los gobiernos de ambos países.

"Dichos contratos permiten optar por el mecanismo de financiamiento, el que ha permitido llevar adelante políticas de cancelación y reperfilamiento de pasivos", recordó Ancap.

Esta cancelación anticipada fue acordada el pasado mes de agosto entre el presidente de Ancap, Raúl Sendic, y su par venezolano Rafael Ramírez, pero el pago se retrasó hasta ahora por "por la complejidad de los trámites", según explicó el primero a la prensa.

El dinero será utilizado para comprar bonos de deuda de Pdvsa "a precio de mercado", agregó.

Los bonos tiene un valor nominal de US$828 millones pero actualmente cotizan por debajo de ese precio y la operación le permitirá a Ancap pagar 517 millones para cancelar su deuda y "ahorrarse" US$311 millones.

Ancap entregará posteriormente los bonos a la empresa venezolana y recibirá a cambio un pagaré por los US$828 millones "que equivalen a la deuda que tenemos con Pdvsa y los intereses", destacó Sendic.

Importador de petróleo. Uruguay importa la totalidad del petróleo que consume y tiene un ventajoso acuerdo con Venezuela para pagar el crudo en forma diferida.

Las autoridades de Ancap plantearon meses atrás al gobierno la posibilidad de cancelar la deuda al contado para evitar que siguiera creciendo y para aprovechar la opción de compra de bonos de la petrolera venezolana que se considera ventajosa.