Ancap se encuentra abocado actualmente a la búsqueda de un socio financiero que le permita costear la inversión de los pozos maduros que tienen en Venezuela.

El ente tiene firmado un acuerdo con la petrolera Pdvsa para la explotación comercial de los pozos maduros Yopales Central y Ovejas.

Estas dos perforaciones están activas, pero se estima que con una inversión –no muy significativa para el mercado petrolero global– se podría triplicar la extracción de crudo de las mismas. Ancap tiene una participación de 40% y Pdvsa de 60%, tal cual lo determina la legislación venezolana.

Como el ente petrolero uruguayo definió no invertir sus recursos financieros en este tipo de negocios, ahora se encuentra abocado a la búsqueda de un inversor que aporte recursos y obtenga su cuotaparte de los beneficios del incremento de la producción.

Este tipo de convenio determinaría que la participación de Ancap (del 40%) se diluya en un porcentaje aún no determinado.

“No es una tarea sencilla. De a poco vamos a avanzando”, informó a El Observador el gerente de Explotación y Producción de Ancap, Héctor de Santa Ana.

El jerarca indicó que aún es difícil estimar un plazo en el cual efectivamente el negocio podrá quedar operativo para que el ente petrolero uruguayo pueda acceder a los beneficios de ese convenio con Pdvsa.

Actualmente, el ente petrolero está en conversaciones con distintos inversores interesados en ingresar al proyecto.

Los bloques Yopales Central y Ovejas tienen ambos una producción de 2.000 barriles de crudo diarios, pero con las inversiones previstas por los técnicos del ente –en el eje de los US$ 50 millones–, se podría llegar a 6.000 barriles. Esa producción equivale a 10% del volumen que demanda a diario la refinería de La Teja de Ancap.

En varios de los pozos que están en producción, los técnicos de Ancap sugirieron solamente la reparación porque producen por debajo de sus posibilidades, aunque también se deberían realizar nuevas perforaciones. La zona también requiere de inversiones en caños y soporte logístico para optimizar la explotación, explicó de Santa Ana.

Por otra parte, Ancap tiene previsto que su cuotaparte de la producción de estos pozos maduros, se haga en crudo y no en dinero, para simplificar la operativa financiera con Venezuela. Anualmente, el ente uruguayo realiza como mínimo seis compras de crudo.