El 1 de octubre se realizó la subasta que llegó a mal puerto. Los US$137 millones ofrecidos por el “caballero de la derecha” se esfumaron luego de que la compañía española Cosmo anunciara que no iba a pagar lo que había ofertado por los siete aviones de la ex Pluna.

Desde ese día y hasta hoy, las deudas generados por el affaire de Pluna suman US$27 millones.

Cómo se desglosan esos gastos. Eventual multa de Brasil por dejar varados a 40 mil pasajeros: US$25 millones.

La comisión de los rematadores por la subasta: US$800.000.

Los honorarios del Dr. Ricardo Olivera, redactor de la ley de liquidación de Pluna S.A.: US$450.000.

El mantenimiento mensual de los aviones: US$500.000.

Por otra parte, permanecen las deudas que se arrastran desde antes de la subasta. Estas  ascienden a más de US$246 millones

-Bank of Nova Scotia, de Canadá: US$135,6 millones. Última cuota pagada en agosto: US$8.845.714. La próxima se paga en febrero.

-Ancap: US$30 millones.

-Pasajeros afectados: US$13 millones.

-Sueldos y aguinaldos de los funcionarios: US$7 millones.

-Otras deudas: US$64 millones.

La única deuda que se ha saldado de las anteriores a la subasta fue con el Banco República. Según informa este viernes el diario El País, el Ministerio de Economía y Finanzas ingresó al Brou el pago por US$17,5 millones el 31 de octubre. Esa deuda data del 2006, cuando el entonces ministro de Economía, Danilo Astori, había autorizado un préstamo a Pluna por esa suma millonaria.

El Estado podría recuperar algo con la ejecución del aval de US$13,6 millones que Cosmo presentó a través de la firma Boston Seguros, pero en filas oficiales existe la percepción de que ese dinero no se cobrará.