Montevideo. El consumo de la carne de vacunos en Uruguay disminuyó 5,4% durante el primer semestre del presente año, en relación a ese mismo lapso de 2010, pero al mismo tiempo se incrementó 13% el de la carne aviar y 9% el de la carne de cerdo, detectándose una caída muy fuerte, de 47%, en el consumo de la carne ovina.

Los uruguayos, informó a El Observador el Dr. Gabriel Costas, de la Dirección de Contralor del Mercado Interno del Instituto Nacional de Carnes (INAC), mantienen niveles de consumo de carnes similares a los que se registran en los países desarrollados.

En los primeros seis meses de se consumieron 59 kilos de carne bovina per cápita anual, 22 kilos en la carne aviar y once kilos en la carne de cerdo.

En total durante los seis meses iniciales de este año en Uruguay se consumieron 92.792.225 kilos de carne vacuna (en 2010 se había llegado a 98.098.814).

En ese marco, el 84,2% de las faenas expedidas hacia el mercado interno tuvieron como destino el abasto y el 15,8% la industria; en 2005 los destinos eran 90,8% el abasto y 9,2% la industria.

Costas informó también que se culminará el presente año con un consumo cercano a los 90 kilos por habitante al año, expresando que “estamos en un nivel altísimo de consumo”.

Río de la Plata a contramano

Precisó que en la mayoría de los mercados en el mundo el mayor consumo es de carne de cerdo y de ave, con la excepción de los países del Río de la Plata, donde la carne de vacuno lidera en la demanda del consumidor.

Añadió que, en cierto modo, Uruguay se está “globalizando”, porque el consumo de las carnes de cerdo y ave tuvo una explosión muy grande últimamente en el mercado interno.

En el caso de la carne de cerdo, Costas indicó que “veníamos de años donde el consumo en fresco casi ni existía y hoy está marcando mucha presencia (…) hace años íbamos a una carnicería y solo encontrábamos alguna costillita de cerdo y hoy la carne de cerdo tiene presencia en todos los locales de comercialización de carne”.

Agregó que esa presencia se manifiesta con todos los cortes, con cortes envasados al vacío y con cortes frescos y que eso ha tenido mucha aceptación en el uruguayo, porque además se dio de la mano de un precio que fue competitivo”.

Añadió que también se han creado nuevas empresas, que aparecieron distribuidores, que el carnicero tiene una nueva opción de venta y que el consumidor enriqueció su dieta.

En el caso de las carnes de ave sucedió algo similar, incluso durante el primer semestre del año el incremento que tuvo en el precio estuvo un 10% por debajo del IPC, cuando en el caso de las carnes de vacuno y de cerdo estuvo por encima.

También la carne de ave incrementó su presentación ante el consumidor, “hoy vamos a cualquier comercio y encontramos muslos cortos, muslos largos o supremas, hay una variedad que motiva al consumidor”, dijo.

Manda la carne picada

INAC realiza constantemente relevamientos en todo el país que han permitido detectar que, por ejemplo, en la preferencia de cortes a nivel nacional se mantiene en primer lugar la carne picada y en segundo lugar aparece el tradicional asado.

En el caso de la carne picada, incide la facilidad del uso y si bien siempre tuvo una demanda destacada en Montevideo, ahora también se detecta la misma situación en el interior del país.

Por otra parte, Costas subrayó que hace cuatro años INAC reglamentó la elaboración de la carne picada, sobre todo fijando límites en la cantidad de grasa (no puede superar el 20%), lo que dio lugar a que exista una mercadería muy homogénea, habiéndose generado confianza en el consumidor que compra más esa carne.

Sobre la carne ovina, no tiene un peso que sea relevante en el mercado interno, está básicamente orientada a la exportación, ya que es muy solicitada en los mercados internacionales que pagan precios excelentes.

En Uruguay, salvo a fin de año con el caso del cordero y con motivo de una tradición muy impuesta, a esta altura habría que recorrer varias carnicerías para encontrar carne ovina.

Finalmente, consultado sobre una proyección del precio de la carne de vacuna, Costas dijo que no es sencillo realizarla.

Al respecto, indicó que en este país somos tomadores de precios internacionales, que el precio de exportación repercute en el mercado interno y que la producción mundial de carne vacuna está en baja. En base a ello, “es lógico que la carne pueda tener un aumento de precio”, pero aclaró que no es sencillo decir en cuánto ni cuándo sucederá.

Carne vacuna sigue siendo la preferida

En el primer semestre de este año el 64,8% de las carnes consumidas en Uruguay fueron de vacuno. Del 35,2% restante el 20,1% fue carne aviar, el 10,3% fue carne porcina y el 4,8% fue carne ovina. El consumo de carnes en los hogares de Uruguay presenta una clara orientación a la carne bovina en todos los niveles socioeconómicos.

Alzas y bajas en la capital

En Montevideo, en el primer semestre de 2011 el consumo de carne bovina cayó 8,1% y aumentó el de carne aviar (12,5%) y el de carne de cerdo (15%), en tanto cayó 39,1% el consumo de carne ovina. En la capital, analizando el total de las carnes consumidas, el 78,5% es bovina, el 26,9% aviar, el 2,1% porcina y el 0,5% es carne de ovinos.