Bogotá. Con una utilidad neta consolidada de $221.000 millones (US$77.0 millones), Grupo Argos cerró el primer trimestre del año, cifra que representa un incremento de 53% respecto al resultado del mismo periodo de 2017.

La holding destacó la estabilidad de los ingresos consolidados, que cerraron en $3,3 billones (US$1.151 millones), y la utilidad operacional de $607.000 millones (US$211 millones), 23 % más que la obtenida en el mismo periodo de 2017, “producto de los proyectos de eficiencia operacional desplegado en todos sus negocios”.

Así mismo, Grupo Argos alcanzó un ebitda consolidado de $941.000 millones (US$328 millones), 9% superior al del mismo periodo de 2017, y un margen ebitda del 28%, 272 puntos básicos por encima del obtenido en el primer trimestre del año pasado.

Jorge Mario Velásquez, presidente de Grupo Argos, señaló que la estrategia de rentabilización del portafolio les ha dado muy buenos resultados, que llegan a manos de los accionistas. “Por tercer trimestre consecutivo, todos nuestros negocios tienen aportes positivos. Un trabajo sistemático, estructural y de largo plazo en eficiencia comienza a dar frutos tangibles”, dijo.

Con respecto las cifras, Grupos Argos resaltó como avances significativos el proceso de profundización de la inversión en el negocio de concesiones, pues se llevó a cabo el desliste de Odinsa de la Bolsa de Valores de Colombia, “lo que le permitirá a la filial tener una estructura de capital más flexible y atractiva para el mercado global”.

También destacó la finalización de la simplificación y fortalecimiento de la estructura de capital del negocio de Energía, con la emisión de acciones de Celsia y la venta de las acciones en Epsa, y la ejecución del plan de desinversiones de Cementos Argos, con dos importantes operaciones: la venta a inicios del año de 13 plantas de fabricación de bloques de concreto en Estados Unidos y la desinversión de 3 plantas auto generadoras en Colombia.