Morgan Stanley reportó este miércoles un alza de 40% en sus utilidades en el primer trimestre, por encima de lo esperado, debido a un crecimiento de su negocio de intermediación ante la reciente volatilidad de los mercados.

La ganancia neta del banco estadounidense aplicable a sus accionistas ordinarios subió a US$2.580 millones en los tres meses al 31 de marzo, y se compara con una utilidad de US$1.840 millones reportada en el mismo periodo del año anterior.

La ganancia por acción aumentó a US$1,45, desde US$1. Analistas en promedio esperaban una ganancia de US$1,25 por papel, de acuerdo a las estimaciones de un sondeo de Thomson Reuters I/B/E/S.

Las acciones del sexto mayor banco de Estados Unidos subían un 2,57%, a US$53,24, en las operaciones previas a la apertura de Wall Street.

La ventas e ingresos por intermediación de Morgan Stanley subieron 26% a US$4.400 millones en el último trimestre, apuntaladas por un avance de casi 27% en la facturación por negocios con acciones.

Tras un 2017 relativamente estable, la volatilidad volvió a los mercados financieros con su consecuente impacto en las acciones, los bonos, las divisas y las materias primas ante el temor a que se desate una guerra comercial entre Estados Unidos y China así como preocupaciones por la inflación en las grandes economías.

Esto ha llevado a un aumento de la facturación en el caso de bancos con importantes unidades de intermediación como Morgan Stanley y Goldman Sachs.

La ventas e ingresos por intermediación de Morgan Stanley subieron 26% a US$4.400 millones en el último trimestre, apuntaladas por un avance de casi 27% en la facturación por negocios con acciones.

Los ingresos totales de Morgan Stanley se incrementaron en 13,7% a US$11.080 millones.

"Cada uno de nuestros negocios tuvo un buen desempeño, con un elevado nivel de operaciones de clientes en nuestras divisiones globales. La unidad de Ventas e Intermediación, en particular, se desenvolvió en un ambiente más activo", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo, James Gorman.

El banco rival Goldman Sachs reportó un incremento de 31% en sus ingresos por intermediación.