Melbourne. La minera global BHP Billiton reportó este miércoles un incremento del 62% en sus ganancias del segundo semestre, por debajo de las expectativas del mercado, aunque sorprendió a los inversionistas con un dividendo mejor al previsto.

La compañía anglo-australiana advirtió que no era inmune a las presiones de costos que enfrenta la industria y dio un panorama cauteloso.

Se espera una lenta recuperación de las economías desarrolladas y prevé que la demanda por materias primas del acero sea lenta en el largo plazo.

La escalada de los precios del mineral de hierro, el cobre y el petróleo impulsaron su utilidad neta antes de ítems extraordinarios a un récord de US$10.980 millones para los seis meses que terminan en junio, desde US$6.770 millones de hace un año.

La cifra se ubicó por debajo del promedio de estimaciones de los analistas de US$11.700 millones, según Thomson Reuters I/B/E/S.

La firma declaró un dividendo final de 55 centavos de dólar por acción, por encima de los pronósticos de 51 centavos.

Las acciones de BHP han caído un 17% en lo que va del año por temores sobre el crecimiento global, por debajo del índice del mercado en general que ha cedido un 14%.