Río de Janeiro. La brasileña Vale apelará una decisión judicial por la que debe abonar cerca de 25.000 millones de reales (US$15.000 millones) en impuestos impagos por ganancias de subsidiarias en el extranjero, dijo el miércoles un portavoz de la minera.

La decisión se conoce en medio de las presiones por parte del gobierno brasileño para la remoción del presidente ejecutivo de Vale, Roger Agnelli, y de la insistencia en que el gigante minero pague cerca de US$2.400 millones por regalías, con lo que la firma tampoco está de acuerdo.

Una corte federal brasileña respaldó el martes la constitucionalidad de un decreto provisional emitido por el gobierno en 2001 respecto a la cobranza de impuestos a subsidiarias en el extranjero.

Un portavoz de Vale dijo que "el decreto no toma en cuenta acuerdos bilaterales para evitar el doble cobro de impuestos", y afirmó que el decreto tampoco da cuenta en forma adecuada de las fluctuaciones de la tasa cambiaria, que afectan la rentabilidad de divisiones extranjeras.

A las 15:19 GMT, las acciones preferenciales de Vale perdían un 0,17%, a 47,25 reales, en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, cuyo índice referencial, el Bovespa, trepaba un 0,76$, a 67.928 puntos.

Vale, que es el principal productor mundial de mineral de hierro, tiene operaciones en 38 países y cuenta con una presencia significativa en Canadá a través de su subsidiaria de níquel en ese país.

Medios locales informaron el miércoles que el director de Vale Tito Martins será nombrado nuevo presidente ejecutivo de Vale en reemplazo de Agnelli.