La gigante brasileña Vale manifestó este jueves que las fuertes lluvias, que la obligaron esta semana a suspender su producción y declarar fuerza mayor, tendrán efectos "mínimos" en los ingresos de la compañía, la oferta y los precios mundiales de mineral de hierro.

Vale ha perdido 2 millones de toneladas de producción debido a las fuertes lluvias en el sudeste de Brasil desde cerca del 25 de diciembre, o menos de un 1% de su producción anual de 300 millones de toneladas métricas.

El jefe de la división de mineral de hierro de Vale, José Carlos Martins, manifestó a los periodistas que la compañía compensaría parte o el total de la producción perdida mediante el aumento de las faenas de extracción durante el resto del año.

"Creo que cualquier efecto será muy pequeño", dijo Martins en una conferencia telefónica, agregando que "nosotros podemos recuperar parte o toda la producción perdida últimamente".

La minera, con un 62% de contenido de hierro, mostró leves cambios este jueves, cayendo un 0,1% a US$142,20 la tonelada en el mercado chino al contado.

Vale declaró este miércoles fuerza mayor a sus envíos de mineral de hierro desde su Sistema del Sureste de Brasil, debido a que lluvias estacionales más fuertes a lo acostumbrado en el central estado de Minas Gerais afectaron las operaciones en las minas, ferrocarriles y puertos.

La región provee cerca de dos tercios de la producción de Vale.

"La fuerza mayor seguirá vigente hasta que la situación climática cambie", especificó Martins, añadiendo que la pérdida de la producción en Brasil es equivalente a un 0,2% de las exportaciones mundiales anuales de mineral de hierro transportado por mar.

La temporada de lluvias entre diciembre y marzo suele provocar una caída en la producción de minera de hierro en Brasil, debido a que los muros de las minas a tajo abierto son amenazados por deslaves, las líneas de los ferrocarriles son bloqueadas o dañadas y los ríos se desbordan.

Expertos dijeron que las fuertes lluvias en la región productora de minerales de Brasil deberían debilitarse en los próximos días y los pronósticos del tiempo dicen que habrá menos precipitaciones en la segunda mitad de enero.