Pekín. Se necesita una enorme expansión de la producción mundial de mineral de hierro para compensar el agotamiento de las minas más antiguas, dijo un ejecutivo de alto rango de la minera brasileña Vale SA, añadiendo que la estrategia a mediano plazo de la compañía es maximizar la producción en sus minas.

Luiz Meriz, presidente de Vale Minerals China, también dijo este martes en una conferencia de la industria en Pekín que la firma está en conversaciones con países de todo el mundo, incluyendo Japón y Corea del Sur, para atracar su flota de gigantescos barcos Valemax, que van desde 380.000 a 400.000 toneladas.

"Nuestra estrategia es continuar con la maximización de la producción, aún cuando la oferta se vuelva más equilibrada en el futuro", sostuvo Meriz.

El ejecutivo dijo que Vale invirtió US$15.100 millones  entre el 2010 y el 2011 para impulsar la producción y elevar la eficiencia operativa. La empresa busca que sus buques Valemax le permitan competir mejor con sus rivales australianos Rio Tinto Ltd y BHP Billiton Ltd.

Los esfuerzos de Vale por enviar mineral de hierro a China -su mayor cliente- con ayuda de los barcos gigantes chocó contra un muro luego de que Pekín impuso un límite de peso muerto de 350.000 toneladas a los buques que atraquen en sus puertos.

"Estamos en conversaciones con los puertos de todo el mundo, incluyendo a China (...) y el diálogo hasta el momento ha sido positivo", declaró, y agregó que la aceptación de los barcos era una cuestión técnica.

El dijo que las tres principales cuestiones técnicas son la profundidad de los canales de acceso, la solidez de las terminales y la maniobrabilidad de los barcos al atracar.

Los esfuerzos de Vale por enviar mineral de hierro a China -su mayor cliente- con ayuda de los barcos gigantes chocó contra un muro luego de que Pekín impuso un límite de peso muerto de 350.000 toneladas a los buques que atraquen en sus puertos, citando cuestiones de seguridad y una caída prolongada en el sector del transporte marítimo.

Con los puertos de Pekín cerrados a los barcos Valemax, la minera con sede en Río de Janeiro tendrá que depender de centros de trasbordo más costosos en Filipinas y Malasia, para asegurar que sus mega-buques -cada uno de los cuales cuesta alrededor de US$110 millones - sigan siendo usados.