Nueva York. Valero Energy Corp dijo este lunes que convertiría su refinería inactiva en la isla de Aruba en el Caribe en una terminal de productos refinados, en medio de su búsqueda de un comprador para las instalaciones.

La planta de Aruba fue cerrada al menos dos veces en los últimos años, el más reciente a inicios de este año, debido a los pobres márgenes de ganancia que han afectado a las refinerías en Europa, el Caribe y en la costa este de Estados Unidos.

"Tal vez sea lo mejor que puedan hacer por las instalaciones a menos que se halle un comprador", dijo Mark Routt, consultor de KBC en Houston.

"Este cierre significará una pérdida significativa de empleos pero competir es difícil para la refinería cuando está usando fueloil como combustible cuando el gas natural es mucho más barato para las refineras continentales", dijo Routt.

Los trabajos serían completados a fines del 2012.

La conversión del sitio de Aruba sigue los pasos de la enorme refinería Hovensa en St. Croix. Igual que Valero, sus propietarios asociados, Hess Corp y Petróleos de Venezuela, esperan recuperar la rentabilidad del sitio aprovechando su ubicación geográfica y facilidades navieras para convertirlo en una terminal.

En mayo, Valero recibió por la refinería una oferta no vinculante de US$350 millones más capital de trabajo de un comprador no identificado.