Singapur. La caída más fuerte del mineral de hierro este martes refleja una desaceleración del crecimiento en China, el principal consumidor y abre más dudas sobre la demanda de materias primas de Pekín, en momentos en que el panorama para las economías desarrolladas sigue incierto.

El apetito chino de mineral de hierro se debilitó con una demanda de acero en desaceleración desde el sector de la construcción, llevando hacia abajo a los precios del insumo metalúrgico en casi 30% desde principios de septiembre.

Algunas metalúrgicas en China dejaron de comprar mineral de hierro mientras disminuyen la producción de acero para lidiar con la disminución de la demanda.

China compra alrededor de dos tercios de los envíos por mar para proveer a la industria acerera más grande del mundo, y es el mercado más grande para las mineras gigantes Vale, Rio Tinto y BHP Billiton.

Una débil demanda de acero en Asia recortó las ganancias de las dos principales acereras de Japón -Nippon Steel Corp y JFE Holdings Inc- en el semestre fiscal hasta septiembre, y ambas recortaron sus panoramas para todo el año.

JFE dijo que los precios del acero en Asia permanecerán estancados por una menor demanda de China y un suministro mayor al esperado de Corea del Sur.

La minera australiana Fortescue Metals Group, que vende casi todo su mineral de hierro a China, dijo que podrían pasar meses para que se recuperen los precios mientras acereras chinas consumen sus inventarios.

"Estamos viendo algo de volatilidad a corto plazo porque los molinos de acero en China están reduciendo inventarios", indicó el presidente ejecutivo de Fortescue, Nev Power, en una conferencia de prensa en Sídney este miércoles.

El mineral de hierro con un contenido de hierro del 62% cayó un 7,2% a US$128,50 la tonelada este martes, según Platts.

Fue la caída porcentual más grande para el índice de referencia de precios desde que Platts lo comenzó a publicar en noviembre del 2008.

La mayor parte de las mineras, entre ellas Vale y Rio Tinto, usan el índice Platts, basado en operaciones al contado en China, para fijar precios de contratos de suministro para clientes.