Quito. El consumo de gasolina extra (corriente de 87 octanos) en Ecuador llegó en enero de este año a 1,59 millones de barriles y de diésel fue de 2,82 millones de barriles, y junto con el gas licuado de petróleo (1,02 millones de barriles) fueron los combustibles más demandados en el país, publicó el Banco Central en sus cifras del sector petrolero.

La producción de diésel en el primer mes llegó a 969.000 barriles y su demanda fue superada con la importación de 3,04 millones de barriles del carburante, utilizado para el transporte pesado y la generación eléctrica en el país.

El costo de la importación de diésel llegó a US$388,9 millones. La venta interna, con precio subsidiado por el Estado, recuperó US$124,4 millones, es decir, que quedó una diferencia negativa de US$264,4 millones.

La gasolina extra, utilizada por transporte liviano, se produce al transformar las naftas de alto octanaje, materia prima importada con la que también se produce la gasolina súper (especial de 92 octanos). En enero se fabricaron 1,68 millones de barriles de gasolina extra, pero su precio de venta (US$65,7 millones) es rebasado por el costo de importación de la nafta (US$144,7 millones).

El gas licuado de petróleo, cuyo precio se subsidia para la cocción de alimentos en hogares y microempresas, se fabricó en Ecuador en un volumen de 230.100 barriles; la diferencia se cubrió con la importación de 859.800 barriles, a un costo de US$63,21 millones, de los cuales se recuperaron 12,92 con la venta interna.