Caracas. Si algo preocupa en este momento a la representación de la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria es la política de expropiaciones.

Carlos Tejera, gerente general de la institución, dijo que se trata de un "tema muy álgido para nosotros". Y lo que más les genera ruido es que "esta situación se está repitiendo cada vez más", según el ejecutivo.

De hecho, esta semana el gobierno nacional decretó la expropiación de 11 taladros propiedad de la estadounidense Helmerich & Payne.

Tejera rehusó mencionar nombres de empresas.

Sin embargo, resaltó que desde 2007, cuando fueron nacionalizadas la Electricidad de Caracas y CNTV, ambas compañías con capital estadounidense de AES Corporation y Verizon, respectivamente, han sido expropiadas 44 empresas de un total de 1.100 socios que tiene Venamcham.

Pero eso no es todo. Del grupo de empresas expropiadas, sólo siete han sido indemnizadas total o parcialmente, lo que -según Tejera- va contra lo establecido en la Constitución de la República y la Ley de Expropiaciones por Causa de Utilidad Pública, promulgadas durante la actual gestión de gobierno. De acuerdo a la normativa vigente, la expropiación implica pagar un precio justo por los activos antes de tomarlos.

No obstante, eso no ha ocurrido así en el caso que compete a los afiliados de Venamcham afectados por la política de expropiaciones del Gobierno venezolano.

Aunque el gerente general de Venamcham dijo que es muy difícil poner un precio, la cifra de US$12.000 millones por indemnización presentada en marzo pasado fue ajustada en vista de las recientes expropiaciones y los valores de mercado que algunas compañías están exigiendo por sus activos.

Calcula que el monto en reclamo está en el orden de US$20.000 millones. Incluso, cree que podría superar los US$25.000 millones.

Del grupo de empresas afiliadas afectadas afiliadas a Venamcham, buena parte pertenece al sector alimentos, petróleo y cemento y sectores que el gobierno ha considerado estratégicos para el país.

Ambiente enrarecido. Tejera destacó la importancia de garantizar el estado de derecho en Venezuela y lamentó que el país estuviera en los últimos puestos en lo que a derecho y libertad económica se refiere. "Defendemos la propiedad económica y la propiedad privada. Nuestra misión es hacer negocios", dijo.

Considera que es importante crear un ambiente propicio para la inversión y cree que ello amerita un trabajo conjunto entre las empresas, el gobierno y las cámaras. "Venezuela sigue siendo nuestra relación comercial más importante y queremos mantenerlo así", expresó expectante ante la próxima llegada del nuevo embajador de Estados Unidos, Larry Palmer.

El actual embajador estadounidense en Venezuela, Duddy Patrick,  se despedirá a fines de este mes y el pasado miércoles, con motivo de celebrarse un año más de la independencia de ese país, advirtió sobre la debilidad en la relación bilateral.

Intercambio. Pese a ello, el intercambio comercial no se detiene.

El reporte económico de Venamcham correspondiente al mes de junio de este año da cuenta del intercambio comercial binacional en el período enero-abril.

En ese lapso las exportaciones venezolanas hacia Estados Unidos sumaron US$10.745 millones, lo que representa un incremento de 43,9% en comparación al mismo lapso del año pasado y se explica por un mayor precio del barril de petróleo.

En números absolutos, indica que en el período los ingresos por ventas a ese país fueron superiores en US$3.280 millones.

En materia de importaciones, el informe precisa que sólo en el mes de abril las compras a EEUU crecieron 15,36%. Sin embargo, cuando se compara lo importado en enero-abril 2010 frente el mismo lapso de 2009, se nota una disminución de 9,44%, lo que equivale a US$$320 millones,.