Caracas. La Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes (Anber) y las principales embotelladoras de Venezuela rechazan la intención del ministerio del Ambiente de expropiar las empresas que envasan agua de manantial.

Aseguran que el aprovechamiento de las aguas en el país por parte de la industria está permitido por la Constitución y las leyes, además de contar con regulaciones dirigidas a garantizar la calidad del producto final.

En comunicado publicado en prensa señalan que, a pesar de haber hecho la solicitud de concesión conforme con la Ley de Aguas de 2007 y habiendo cumplido los requisitos exigidos para obtener los permisos, las autoridades no han dado respuesta a estas solicitudes.

La industria embotelladora de agua está representada en Venezuela por 100 empresas que desde hace 50 años se dedican a la actividad y que emplean a 20.000 trabajadores.

Anber manifestó disposición a contribuir, a través de su experiencia y conocimiento técnico, en el diseño e implementación de propuestas para la conservación del medio ambiente y para la protección de las fuentes de agua en el país, así como en iniciativas dirigidas a mejorar el acceso al agua envasada por parte de todos los venezolanos.