El año 2015 sí que será recordado en los anales del negocio aéreo colombiano. KLM, la holandesa, aterrizó en marzo pasado atraída por un mercado creciente, con aeropuerto nuevo y una oferta de pasajeros que ya tenían en sus sillas Avianca, Iberia y Lufthansa. Los chilenos de LAN pusieron las cartas sobre la mesa y dijeron que en Colombia estará su hub de operaciones, con el que atenderán todo mercado que busca llegar desde el sur hasta Centroamérica y el Caribe.

Y ahora, por cuenta de una familia de inversionistas venezolanos, aterrizó formalmente Avior Airlines para asegurarse de que Valencia esté conectada con Bogotá y Medellín. Y todo esto con una tendencia de vuelo que no para.

Ayer, mientras los ejecutivos de la compañía que nació en 1994, la misma que acabó de girar un cheque para comprar doce nuevos aviones, experta en mover pasajeros desde las petroleras, aterrizaban por primera vez en Colombia liderados por su presidente ejecutivo, Jorge Añez, se sabía en el corrillo que seis aerolíneas más ajustaban detalles para poder ingresar a Colombia. La razón, cuenta Peter Fleming, director de marketing de aviación del aeropuerto El Dorado, es que el país tiene un potencial de crecimiento sólido para el sector.

Enrique Stellabatti, vicepresidente de turismo de Procolombia, recordó que “para nosotros el mercado venezolano es muy importante, porque recibimos al año 273.000 viajeros de ese destino y el mercado crece al 35%, lo que augura un muy buen intercambio”.

Añez dejó claro que con el vuelo inaugural finaliza un proceso de dos años para el trámite que autorizaba a aterrizar en el país. “Comenzaremos operaciones formalmente el 29 de julio y queremos que nuestros compatriotas vengan de manera directa a Bogotá. Queremos incentivar los negocios y el turismo entre las dos naciones para generar riqueza y porvenir. En 60 días esperamos hacer realidad vuelos a Margarita. Esperamos llevarnos una tajada de esos 27 millones de pasajeros que hoy mueve el aeropuerto El Dorado”.

Y sí que tiene con qué competir, pues los precios de los tiquetes serán más bajos, apalancados en que los venderán en bolívares, que el precio del combustible en Venezuela está por el piso frente al que se paga en Colombia y que al viajar desde Valencia les permite venir hasta Bogotá y regresar sin necesidad de tanquear el avión con los altos precios que aquí se cobran. Por donde se lo mire, hay negocio. Para completar la estrategia, con la apertura de la ruta hacia Margarita pretenden persuadir a los turistas colombianos para que lo conviertan en un destino como San Andrés o Cartagena. Eso, sin mediar palabra, es competirles a los vuelos locales.

Avior tiene el 30% del mercado de pasajeros que van desde Venezuela al exterior y en el local tienen el 35%, cuentan con 10 aviones 737-400, además de los 12 recién adquiridos, todos propiedad de la compañía. A Bogotá y Cali vendrán de lunes a viernes. Es una compañía completamente privada, 100% venezolana y será competencia de Avianca, que es la única que actualmente viaja al vecino país.

Enrique Stellabatti, vicepresidente de turismo de Procolombia, recordó que “para nosotros el mercado venezolano es muy importante, porque recibimos al año 273.000 viajeros de ese destino y el mercado crece al 35%, lo que augura un muy buen intercambio”. Por su parte, Tomás Aragón, gerente de operaciones de El Dorado, Opaín, recordó que la llegada de Avior “dinamiza el mercado. Que lleguen más aerolíneas genera más conectividad”. Explicó que en Bogotá operan actualmente 22 aerolíneas y se espera que a final de este año se muevan 30 millones de pasajeros, con más espacio, tanto para compañías como pasajeros, aprovechando las horas valle, en las cuales no llegan muchos vuelos.