Tegucigalpa. Pese al alto precio de la generación mediante la combustión de bunker, se comprará en los próximos días más energía térmica y se demora la entrada en vigencia de centrales hidroeléctricas en Honduras.

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) inició un proceso de licitación para contratar por dos años la generación de 50 megavatios de energía térmica para elevar el voltaje en La Entrada, Copán, valle de Sensenti, Ocotepeque y en la comunidad de Coyoles Central, Yoro.

El presidente de la división geotérmica de la Asociación de Generadores de Renovable de Honduras (Agerh), Adolfo Larach, reveló que el kilovatio hora generado por estas plantitas se cotizará en más de 30 centavos de dólar.

El sector industrial del país se ha mostrado en contra de esta nueva contratación debido a que estas plantas son alimentadas con diésel, uno de los derivados del petróleo.

"La ENEE sostiene que cubrirá el costo de este combustible, pero no tiene la capacidad", expresó el empresario.

La estatal vende el kilovatio hora a los clientes residenciales a 19 centavos de dólar. "Nos preguntamos cómo es que la ENEE comprará caro y venderá barato. Debería comprar energía renovable a 10 centavos de dólar y venderla a 15; esto representa una pérdida".

En noviembre del presente año comenzará a generar la hidroeléctrica Chamelecón 280. La iniciativa tendrá la capacidad de aportar 11.5 megavatios a un costo estimado en US$34 millone.

La central será nutrida por el río Chamelecón y está situada en la comunidad de Sula, unos 20 minutos antes de llegar La Entrada, Copán.

"Si habilitaran los permisos correspondientes, se terminaría este proyecto a finales de este año y no existiría la necesidad de contratar energía térmica en esta zona", indicó.

Vigilantes. El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), Miguel Aguilar, expresó que se mantienen vigilantes para que se efectúe con transparencia la licitación de 50 megavatios.

Lamentó que la gerencia de la ENEE de nuevo recurre a la generación térmica para satisfacer la demanda eléctrica. Es del parecer que existen maneras técnicas para elevar el voltaje en la zona occidental del país y así no contratar más generación en base a bunker.

Los obstáculos. Larach indicó que en dos dependencias estatales se demoran los trámites para obtener financiamiento y construir centrales hidroeléctricas, eólicas y geotérmicas.

Los primeros 41 contratos que generarán 600 megavatios de energía renovable fueron aprobados el 2 septiembre de 2010 por el Congreso Nacional, y quedaron pendientes seis contratos por falta de consenso entre las bancadas del Poder Legislativo.

Para Larach este fue un importante paso, pero no fue el definitivo para comenzar a inclinar la balanza energética del país, liderada en casi 70% mediante plantas térmicas alimentadas con bunker y diésel.

En el proceso tortuoso, continuó, existen opiniones divididas de los alcaldes de las comunidades donde se efectuarán esas iniciativas.

"Se solicitó a la Dirección Ejecutiva de Ingresos ((DEI) y a la Secretaría de Finanzas una mayor celeridad en el proceso de emitir los permisos y las exoneraciones para importar los equipos requeridos en el proceso de importación de equipos. Los bancos requieren esos documentos para iniciar los trámites de financiamiento", indicó.

"Los bancos, continuó el industrial, nos dicen les vamos a prestar dinero, pero cuando ustedes terminen de sacar los permisos".

También solicitó un mayor esfuerzo de la Secretaría de Finanzas y la Procuraduría General de la República (PGR) para agilizar las firmas de los denominados acuerdos de apoyo.

"Creo que en este momento deben estar alineadas todas las entidades estatales para el desarrollo de estas iniciativas. Se debe preguntar a los generadores: ¿papito, qué querés?; pero nos han dejado desamparados", expresó.

Combustibles. El presidente del Stenee advirtió que el ajuste por combustible a ser aplicado por la ENEE podría ser de hasta 28% en base a un barril de bunker cotizado en US$96 en el mercado internacional.

"El aumento podría ser de 16%, que sería sumado a 12% de ajuste por combustible vigente. Solicitamos a las autoridades de la ENEE que busquen no impactar al pueblo hondureño con este monto", indicó.

El pliego tarifario de la ENEE, vigente desde 2009, establece que la estatal transfiere a sus clientes las alzas del bunker en el mercado internacional cuando el barril se cotiza en US$65.