Caracas. La estatal Petróleos de Venezuela, o PDVSA, gastó US$700 millones este año para ayudar al país a superar una crisis eléctrica, informó el martes el periódico El Nacional.

Una sequía a fines de 2009 y la falta de inversión en el sector eléctrico se combinaron para debilitar el suministro eléctrico de Venezuela, que es muy dependiente de la generación hidroeléctrica. La crisis se alivió posteriormente gracias a que la temporada de lluvias ayudó a recuperar el nivel de los embalses.

El periódico informó que el gasto de Pdvsa se destinó a fortalecer la generación, transmisión y distribución eléctrica.