Caracas. Venezuela se retirará del circuito de refinerías Nynas AB, que comparte en Suecia y el Reino Unido con la firma Neste Oil, dijo el ministro de Energía, Rafael Ramírez, en una estrategia que buscaría levantar recursos para Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y los proyectos sociales del gobierno de Hugo Chávez.

La estatal se ha desprendido en los últimos años de buena parte de sus negocios internacionales de refinerías y terminales, dirigiendo el dinero recaudado a su maltrecho flujo de caja y a decenas de subsidios y programas del Estado.

"(Los contratos de suministro) no valorizan en su justa dimensión el crudo venezolano", argumentó Ramírez, también presidente de Pdvsa, en la segunda parte de una entrevista difundida este viernes por el diario El Mundo.

Nynäs AB es una sociedad integrada a partes iguales por la finlandesa Neste Oil y Pdvsa para la operación de cuatro refinerías de especialidades, con una capacidad conjunta de 67.000 barriles por día (bpd): Nynaeshamn y Gothenburg en Suecia, Dundee en Escocia y Eastham en Inglaterra.

Estas plantas, que se modernizaron a partir de la reinversión de los dividendos de la compañía en los últimos años, se alimentan en alrededor de un 90% de crudo venezolano para convertirlo en asfaltos especializados, lubricantes y aceites.

Según el diario, la liquidación de la sociedad entre ambas está en trámite, pero no ofreció más detalles al respecto.

Un vocero de Neste Oil no quiso hacer comentarios de inmediato.

Nynas estuvo en conversaciones con Pdvsa casa matriz entre 2005 y 2007 para conformar una empresa mixta que le permitiera a la sueca incursionar en la extracción de los crudos venezolanos Laguna, Tía Juana y Bachaquero, en el occidental Lago de Maracaibo, pero las negociaciones no llegaron a buen término.

Una parte del campo Tía Juana-Lagunillas-Bachaquero (Tilaba), al que aspiraba Nynas, fue asignado este año por el gobierno a una empresa mixta entre Pdvsa y Gazprombank, una firma de inversiones creada por el gigante ruso de gas Gazprom.

Venezuela vendió en el 2010 su parte en el circuito alemán de refinerías Ruhr Oel a la rusa Rosneft por unos US$1.600 millones, que se usaron en proyectos promovidos por el gobierno socialista de Hugo Chávez, quien a pesar del cáncer que padece irá por la reelección en octubre.

En los últimos años Venezuela, el mayor productor de crudo de Sudamérica, disolvió su sociedad con Lyondell Chemical en una refinería en Texas, vendió a la firma Nustar sus dos refinerías de asfalto en Estados Unidos y se retiró del terminal Borco en Bahamas.

Aunque el gobierno ha defendido las ventas bajo el argumento de que muchas refinerías no procesan suficientes volúmenes de crudo venezolano, analistas consideran que utilizar el dinero para gasto público deriva en una pérdida patrimonial, mientras la firma se endeuda para apalancar su plan de negocios.

Con Exxon tampoco. El ministro añadió que Pdvsa espera que a finales de este año o en el 2013 un tribunal arbitral del Banco Mundial emita un fallo definitivo sobre la disputa entre Venezuela y la firma estadounidense Exxon Mobil por la nacionalización de sus activos para "disolver" cualquier sociedad entre ambas.

Esto implicaría la salida de Pdvsa de la refinería estadounidense de Chalmette, que posee una capacidad de procesamiento de 184.000 barriles por día. Pdvsa tiene en esa refinería de Luisiana, que es operada por Exxon, una participación de un 50%.

"(La relación con Exxon ha sido) complicada desde sus inicios", dijo, refiriéndose a una de las disputas más hostiles que ha enfrentado Venezuela en tribunales extranjeros y que a fines del año pasado ordenó al país pagar US$907,6 millones.

Ramírez dijo este jueves que la petrolera aún tiene espacio para seguir tomando deuda, como ha hecho en los últimos años, y confirmó que parte del endeudamiento se levantará en la Bolsa de Hong Kong, a través de un acuerdo que está en proceso de concretarse con el conglomerado estatal chino Citic Group.