Puerto Ordaz. La industria venezolana de aluminio, golpeada por los bajos precios del metal y una aguda crisis eléctrica el año pasado, tendrá una recuperación lenta y progresiva, aseguró el presidente de la mayor reductora de aluminio primario del país, Venalum.

Tras haber alcanzado 439.000 toneladas en 2008, la producción de Venalum cayó a 355.000 toneladas en 2009 y se siguió hundiendo el año pasado a unas 258.000 toneladas, luego de que la firma fuera obligada a desincorporar casi la mitad de sus celdas de producción como parte de un programa de ahorro eléctrico.

"De las 430.000 toneladas de capacidad instalada, Venalum producirá 270.000 este año", dijo Rada Gamluch a corresponsales extranjeros.

El ejecutivo adelantó que la compañía superará las 300.000 toneladas de producción el próximo año y en el 2014 prevé volver a producir a máxima capacidad.

"La industria del aluminio no puede ser vista como de recuperación inmediata. Es un proceso lento y progresivo", explicó.

Las industrias del aluminio, acero y hierro en Venezuela producen muy por debajo de su capacidad, a consecuencia de procesos de desinversión y falta de adecuación tecnológica, a lo que se sumó una aguda crisis eléctrica que obligó al racionamiento en 2010 y que sigue sin ser superada del todo.

Sin embargo, el país petrolero intenta dar vuelta esa realidad con apoyo crediticio de uno de sus principales socios estratégicos, China.

Venezuela tiene grandes reservas de bauxita, materia prima para la elaboración del aluminio.

Además de Vanalum, Alcasa, de propiedad estatal, opera con tres líneas de reducción para una producción anual de aluminio primario de unas 185.000 toneladas.

Un grupo de seis firmas japonesas que concentran 20 por ciento de las acciones en Venalum decidió vender su participación debido a una disputa sobre precios con el gobierno socialista del presidente Hugo Chávez, pero aún no llegan a un acuerdo.

Showa Denko, Kobe Steel, Marubeni, Sumitomo Chemical, Mitsubishi Materials y Mitsubishi Aluminium son socias de la estatal Corporación Venezolana de Guayana (CVG) en Venalum.

Gamluch aseguró que todavía siguen negociando la venta de acciones y que en diciembre llegarían a un acuerdo.