Los venezolanos aún deben esperar para poder abrir una cuenta en dólares en un banco en el país.

Aunque el gobierno autorizó la apertura de ese tipo de cuentas al publicar en Gaceta Oficial el Convenio Cambiario N° 20, aún falta por darse a conocer los reglamentos o instructivos que regirán el sistema y que despejarán las dudas que existe en la población y en el sistema financiero local.

Las empresas y personas naturales podrán tener fondos en divisas en los bancos, provenientes de la liquidación de bonos adquiridos mediante operaciones en el Sistema de Transacciones de Títulos en Moneda Extranjera (Sitme).

Esa cuenta en divisas se puede movilizar a través de retiros en Venezuela pagados en bolívares al tipo de cambio oficial del Sitme, de 5,30 bolívares por dólar, y a través de gastos de consumo y retiros efectuados con tarjetas en el exterior.

El analista bancario José Grasso Vecchio indicó que el sector financiero debe realizar dos tipos de adaptacion, una legal y otra operativa. Explicó que los bancos deben realizar contratos que amparen las cuentas en divisas, lo cual es un trámite rápido a su juicio.

Destacó que la adecuación tecnológica es necesaria para manejar las nuevas cuentas. Aunque aún no ha hecho un análisis exhaustivo sobre el tema, considera que el plazo "será breve" y no menos de entre tres y cuatro semanas.

"Hay que ver cómo son las cuentas, cómo se van a movilizar, si hay que enlazarla con la tarjeta de crédito o de débito. No es un tema complejo, pero dependerá de los detalles del reglamento", indicó Grasso.

¿Cuánto? Las personas naturales pueden comprar bonos o títulos a través del Sitme para luego ser cambiados por divisas, hasta por US$5.000 (26.500 bolívares) para gastos de consumo en viajes al exterior y para gastos de estudios en el extranjero.

Así como US$6.000 (Bs 31.800) para remesas a familiares y US$10.000 (Bs 53.000) para gastos relacionados con la recuperación de la salud, investigaciones científicas, deporte, cultura, educación y otros casos de especial urgencia.

De cuidado. La firma Ecoanalítica considera que el convenio busca ampliar la base de receptores del Sitme, pues los únicos beneficiarios de ese mecanismo eran las personas y empresas con cuentas en bancos en el exterior y los poseedores de una tarjeta de crédito.

Ahora se permite a través de una tarjeta de débito, realizar consumos o retiros de divisas cuando se viaje al exterior.

"Esta medida, aparte de hacer justicia para quienes no tenían esa opción, se puede constituir en un incentivo perverso generador de corrupción, tal y como sucedió con los cupos de Internet prepagados de Cadivi", indicó en un informe.