Caracas. La estatal Pdvsa informó que llegó a un acuerdo por los pagos pendientes con todas las empresas de servicios de petróleo y gas en el país miembro de la OPEP, excepto con Helmerich & Payne cuyos taladros serán nacionalizados.

En la víspera, el presidente de la petrolera estatal, Rafael Ramírez, anunció que la firma tomará el control operativo de 11 taladros de H&P después de que fracasaron negociaciones para acordar el pago de operaciones que según la estadounidense suman US$43 millones.

"Salvo H&P, las 32 empresas nacionales y extranjeras, que prestan servicios en el sector de petróleo y gas venezolano, y que en su totalidad operan 155 taladros en todo el país, llegaron a acuerdos con Pdvsa", señaló la estatal venezolana en un comunicado.

"A pesar de haberse efectuado durante casi un año una serie de reuniones con los representantes y directivos de H&P, no fue posible llegar a un acuerdo debido a las posiciones intransigentes de la citada compañía", agregó.

Pdvsa y H&P, cuyos activos en el país suman unos 100 millones de dólares incluyendo efectivo según dijo la empresa, negociaban desde el 2009 el pago del alquiler de sus taladros.

Ramírez advirtió más tarde en un nuevo comunicado que no tolerará ningún tipo de presión por parte de la empresa privada tras la medida anunciada la víspera.

"Los trabajadores están custodiando los taladros", dijo Ramírez, en una acción "que evita que las empresas privadas traten de llevarse los activos, antes de la orden de ocupación previa de la Asamblea Nacional", agregó en el comunicado.

Empresa mixta. La firma estatal, que registra atrasos en sus pagos a los proveedores desde que los precios del petróleo cayeron en el 2008, adelantó que ha concretado una empresa mixta con la también estadounidense Schlumberger en materia de servicios a pozos.

Schlumberger es la más grande de las empresas de taladros en Venezuela. El presidente Hugo Chávez nacionalizó buena parte de la industria petrolera en los últimos tres años, pero no se involucró mayormente con la actividad de perforación.

Pdvsa intenta recuperar su declinante producción, que pasó de un máximo de 3,09 millones de barriles por día (bpd) en el 2009 a 2,94 millones de bpd en la actualidad.

Para ello, parece haber adoptado una estrategia de constituir empresas mixtas con firmas de servicios en áreas donde le falta capacidad o experiencia.

José Ramón Arias, presidente de la filial Pdvsa Ingeniería y Construcción, dijo en junio que Odebretch, el mayor grupo diversificado de construcción de Brasil, formó una empresa mixta con Pdvsa para expandir dos refinerías en Venezuela. Otra filial, Pdvsa Servicios, busca alianzas con empresas de perforación.

Schlumberger habría acordado con Pdvsa este mes la renovación del proyecto que le permite operar seis unidades (jackups) en el Lago de Maracaibo; sin embargo, esta información aún no ha sido confirmada por la empresa.

A inicios del 2009, Pdvsa comenzó un proceso de renegociación de tarifas con todas las empresas que le prestan servicios en el país.