El Banco Central de Venezuela adjudicó este jueves una nueva emisión de bonos cambiarios por US$50 millones, a un plazo de 90 días y un precio de 112%, en momentos en que el tipo de cambio paralelo alcanza máximos históricos.

Los papeles emitidos por el emisor buscan suplir parte de la altísima demanda de dólares en el país, donde rige un férreo control de cambios que tiene dos tasas oficiales: una, de 2,6 bolívares por dólar para importaciones esenciales y otra de 4,3 bolívares por dólar para otra amplia gama de sectores.

El Banco Central, que es el emisor de los bonos, dijo que se adjudicó un total de US$49,8 millones a personas jurídicas y nada a particulares.

El emisor ha colocado este año unos US$360 millones en estos instrumentos cero cupón, en una política que no ha logrado satisfacer la enorme demanda de divisas ni contener el intenso avance del dólar no oficial, que el jueves rondaba los 7,21 bolívares por dólar.

Estos bonos son adquiridos en bolívares a una tasa de cambio de 4,3 bolívares por dólar y pueden ser vendidos posteriormente en el mercado secundario, proceso mediante el cual los inversores se hacen con dólares en medio de las restricciones cambiarias.

El tipo de cambio implícito de los papeles es de 4,78 bolívares por dólar, más una comisión del 1 por ciento.