Caracas. Venezuela pagará a la compañía estadounidense Helmerich & Payne por la nacionalización de sus taladros, dijo el sábado el Ministro de Petróleo, al señalar que otros cinco de propiedad de una empresa mixta con la firma Chevron estarían en riesgo.

El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez anunció este semana la nacionalización de 11 taladros de la firma Helmerich & Payne argumentando que los equipos han estado ociosos durante meses tras una disputa por pagos pendientes de la petrolera estatal Pdvsa.

"Estamos solicitando que se declare de utilidad pública para expropiarlo y por supuesto pagar tal como establece nuestra ley de expropiaciones", dijo el funcionario a periodistas tras culminar un encuentro presidencial sirio venezolano en el Palacio de Miraflores (de Gobierno).  Ramírez explicó que se establecerá el "justiprecio" (la determinación del valor) entre las partes. "Aquí aplica un valor en libro", agregó.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha nacionalizado proyectos y equipamiento petroleros por miles de millones de dólares en los últimos tres años como parte de su plan de incrementar control estatal sobre industrias claves en el principal productor de hidrocarburos en Sudámerica.

Ramírez dijo que el gobierno no permitirá que el sector privado detenga operaciones de sus equipos petroleros por disputas por tarifas de servicios con Pdvsa y no descartó más nacionalizaciones.

"Nos vamos a permitir que los privados paren o boicoteen de de ninguna manera las operaciones petroleras", advirtió Ramírez, al señalar que habrían nuevas nacionalizaciones, como está previsto en la ley. 

El funcionario mencionó cinco taladros Wilson que operan para Petroboscan, como una compañía que estaría en problemas con Pdvsa.  En la página web de la petrolera estatal, Petroboscan aparece como una empresa mixta con la firma estadounidense Chevron.

Pdvsa dijo la víspera que había llegado a acuerdos con 32 empresas nacionales y extranjeras que prestan servicios en el sector de petróleo y gas venezolano y que en su totalidad operan 155 taladros en el país.

El funcionario dijo además que los precios del crudo "no obedece a los fundamentos del mercado" y que los inventarios globales "siguen altos", por lo que no es necesario que la OPEP se reúna antes de la cita pactada para octubre.