Moscú. Venezuela asignó licencias a una unidad del gigante petrolero Rosneft para desarrollar dos campos de gas mar adentro, dijo la empresa rusa en un comunicado.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, firmó el acuerdo durante una visita al país del presidente ejecutivo de Rosneft, agregó el documento.

En la visita, Sechin también discutió asuntos de cooperación entre Rosneft y la petrolera estatal local PDVSA.

Bajo el acuerdo, válido por 30 años, Grupo Rosneft -unidad de la petrolera- operará los campos de gas de Patao y Mejillones, sostuvo la empresa rusa, que tendrá el derecho de exportar toda la producción.

El Gobierno socialista de Venezuela se ha volcado cada vez más hacia su aliado Rusia en busca de dinero y créditos. PDVSA tiene una deuda de unos US$6.000 millones con Rosneft, de acuerdo a la estimación de la empresa rusa en agosto.

El mes pasado, Venezuela acordó una reestructuración de su deuda con Moscú, pero el compromiso no incluye la deuda de PDVSA con Rosneft.

El país sudamericano ya se había convertido en la mayor fuente de crudo de Rosneft fuera de Rusia a través de acuerdos con el ex Presidente Hugo Chávez y después de adquirir participaciones en productores venezolanos, liderados por PDVSA, como parte de su compra de TNK-BP en 2013.