Venezuela probablemente solicitará la anulación de un laudo del tribunal arbitral del Banco Mundial que determinó el jueves que el país debe pagarle a la estadounidense Owens-Illinois más de US$455 millones por la nacionalización de dos plantas en 2010.

La firma anunció el jueves la decisión del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

"Es probable que se solicite la anulación u otro recurso", dijo el abogado Diego Brian Gosis, de la firma argentina Guglielmino & Asociados, agregando que Venezuela tiene 120 días para requerir la anulación.

El fallo le llega a Venezuela en momentos en que enfrenta una baja de sus ingresos producto del derrumbe del barril de petróleo, su mayor fuente de ingresos, y tiene por delante otras demandas por arbitrajes y millonarios pagos de deuda a la vuelta de la esquina.