Caracas. El gobierno venezolano ha decretado el cierre de más de dos mil comercios  por incurrir en especulación y remarcaje de precios desde el pasado 11 de enero, cuando se decretó la devaluación de la moneda local, el bolívar.

El Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) indicó que en el último mes se han realizado más de cuatro mil inspecciones a diferentes establecimientos.

Las sanciones se aplicaron principalmente a expendios de alimentos, ropa, tiendas de repuestos, caucheras, ventas de electrodomésticos y muebles, consigna la estatal Agencia Bolivariana de Noticias.

La medida forma parte de un plan nacional de fiscalización, que considera la participación de más de 200 funcionarios públicos de distintos organismos, luego de que tras la devaluación del bolívar las autoridades denunciaran que algunas tiendas incurrían en especulación.

Entre los establecimientos que fueron clausurados por incurrir en remarcaje precios, según las autoridades venezolanas, se encuentran algunas sucursales de la minorista colombiana Éxito, controlada por el grupo francés Casino.

Los establecimientos de Éxito que fueron expropiados  pasaron a integrar la Corporación de Mercados Socialistas (Comerso), una red de establecimientos estatales que ofrecerán a “precios solidarios” artefactos del hogar, electrodomésticos, calzado y vestido, entre otros.