Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó que su país congelará su programa nuclear luego de que un fuerte sismo provocara daños en al menos una planta nuclear en Japón y disparara la alerta sobre una posible catástrofe radioactiva.

El anuncio de Chávez de construir una planta nuclear con ayuda de sus aliados rusos en octubre de 2010 inquietó a sus enemigos ideológicos que calificaron la iniciativa de "peligrosa" dadas sus estrechas relaciones con Irán y los depósitos de uranio existentes en el país sudamericano.

"Yo, por el momento, he ordenado que congelemos los planes que hemos venido adelantando (...) del programa nuclear pacífico", dijo Chávez en una reunión con empresarios chinos.

"Yo no tengo la menor duda de que esto (la potencial catástrofe nuclear en Japón) va a alterar de manera muy fuerte los planes de desarrollo de la energía nuclear en el mundo", agregó.

Tras un fuerte terremoto y tsunami el viernes, la planta nuclear Fukushima sufrió graves daños y expertos consideran que la crisis nuclear que se está desatando sería más grave que el desastre de Chernóbil en Ucrania en 1986 .

Japón intenta evitar una catástrofe después de que se desató un incendio en una planta que ha enviado bajos niveles de radiación hacia Tokio, lo que ha llevado a algunas personas a abandonar la capital y ha provocado una creciente alarma internacional.

Las autoridades también interrumpieron los vuelos comerciales sobre la zona.

Aún se desconoce la amplitud de la destrucción causada por el potente sismo del viernes, mientras los equipos de rescate avanzaban por la región al norte de Tokio, donde se teme que hayan muerto al menos 10.000 personas.