Bogotá. De aprobarse el proyecto de ley para la regularización y control del arrendamiento de vivienda, los constructores tendrán que destinar 25% de los desarrollos inmobiliarios al alquiler.

El citado proyecto fue entregado este miércoles a la Asamblea Nacional por una representación de inquilinos de todo el país, en el marco de la celebración del bicentenario del primer Congreso de Venezuela .

Ricardo Medina, quien es parte de la Red Metropolitana de Inquilinos, explicó que entre las novedades del proyecto destacan estímulos para la construcción de inmuebles destinados al alquiler.

El proyecto establece que los constructores privados que hagan nuevos desarrollos inmobiliarios, una vez aprobado el documento, gozarán de exoneración de impuestos, entre ellos el que pecha la renta.

Según Medina, la idea es que de un desarrollo urbanístico se destine 25% de las unidades de viviendas nuevas al alquiler.

Pero los inmuebles no permanecerán alquilados de por vida, pues después de 10 años en esa condición deben ser vendidos al inquilino que se encuentre ocupándolo, independientemente del tiempo.

Sobre desalojos. La propuesta presentada ayer al Legislativo elimina la llamada prórroga legal, que establecía lapsos para el desalojo del arrendatario en función del tiempo de permanencia en un inmueble.

Medina explicó que el inquilino podrá permanecer en el inmueble hasta que termine el juicio de desalojo.

El proyecto dio al traste con la medida de secuestro que permitía que el proceso judicial se desarrollara con el inquilino fuera de la vivienda.

En caso de que el arrendatario perdiera el juicio al haber incurrido en alguna causal de desalojo, el Estado tendrá que garantizarle alojamiento.

Destacan como causales de desalojo haber dejado de pagar cuatro meses el canon de arrendamiento (la ley vigente establece dos), necesidad del inmueble por parte del arrendador para un familiar, destrucción del bien por daños, falta de mantenimiento o modificación, entre otros.

Medina aseguró que una vez que sea aprobada la ley se desmontará la congelación de alquileres que rige desde 2003.

A partir de entonces, cánones de arrendamiento y venta de inmuebles en alquiler se regirán por una "tabla internacional", que garantiza una mínima rentabilidad al propietario.

Suma de propuestas. El proyecto de ley que colgó el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) a mediados de febrero pasado en su sitio web era un papel de trabajo sobre el cual venía trabajando el movimiento de inquilinos en todo el país.

Medina aseguró que el documento fue hecho por inquilinos, pero sufrió modificaciones.

Más de 400 mil firmas respaldaron la presentación del proyecto, de acuerdo con Elizabeth Santos, vocera de la Red Metropolitana de Inquilinos.

Santos acompañó a Ana Marina Rodríguez, también vocera de la red, en la entrega del proyecto y de las rúbricas.

"La vivienda es un derecho humano fundamental. El mercado capitalista la convirtió en una mercancía costosa y escasa", expresó en un discurso ante parlamentarios y funcionarios del tren ejecutivo.

El proceso para la entrega del proyecto de ley y las firmas se inició temprano en la mañana con una concentración de inquilinos en las adyacencias del Panteón Nacional.

Posteriormente, marcharon hacia la Asamblea Nacional para terminar en la esquina El Conde del centro de Caracas, donde el Parlamento realizaba una sesión especial.

Música, alegría, molestia y hasta lágrimas se observaron en los rostros de inquilinos que llegaron a la capital desde distintos puntos del interior del país.

Riegel Sergent, también vocero de la red, dijo que el movimiento de inquilinos garantizará que el proyecto sea aprobado por los 165 parlamentarios.

Por ahora, el Legislativo acordó conformar una comisión que se encargará de revisarlo para someterlo a discusión en la Plenaria.