La Paz. Venezuela ofreció su cooperación a Bolivia para estudios de fabricación de baterías de litio, uno de los proyectos más importantes del presidente Evo Morales, quien no desea que la explotación de una de las reservas más grandes del mundo se destine sólo a producir carbonato de litio.

El ministro de Minería de Bolivia, José Pimentel, dijo a reporteros que la cooperación arrancará con el estudio de factibilidad de la fabricación de baterías de litio, que permitirá definir a corto plazo no sólo las características de la industria sino también "la eventual participación venezolana".

El acuerdo sobre el litio es uno de 18 convenios económicos, políticos y sociales firmados casi a la medianoche del jueves, durante una visita del presidente venezolano, Hugo Chávez, en la ciudad central de Cochabamba.

Bolivia recibió "algunas propuestas de países que quieren invertir sólo hasta el carbonato de litio y no hasta baterías de litio y hasta ahora no hubo ningún país que nos diga que quiera ser socio para baterías de litio", dijo Morales.

"Es el primer país Venezuela en (ofrecer) trabajar científicamente para llegar hasta pilas y baterías", añadió.

Según un reporte de la televisión estatal, Chávez dijo en el encuentro: "Tengo mucha fe en que estos acuerdos los vamos acelerar en 2011 o en 2012 y pido a mis ministros repasar el mapa de todos los acuerdos que hemos hecho".

El acuerdo firmado en Cochabamba busca "desarrollar un proyecto productivo conjunto de fábrica de pilas y baterías de litio, así como la creación de un equipo técnico de trabajo encargado de estudiar los términos y condiciones requeridas", según un informe de la cancillería boliviana que no dio más detalles.

En los tres últimos años, transnacionales como la francesa Bolloré, las surcoreanas Samsung y LG y las japonesas Sumitomo y Mitsubishi, además de varios gobiernos, hicieron ofertas de inversión para explotar el litio de Uyuni, pero el gobierno boliviano las consideró insuficientes.

Bolivia dice tener en Uyuni un salar superficial de 12.000 kilómetros cuadrados, una reserva de 100 millones de toneladas de litio que representarían el 70% de las existencias mundiales conocidas de ese metal liviano, que es clave para la fabricación de baterías para automóviles.

Por otro lado, Bolivia y Venezuela acordaron reprogramar las actividades de la petrolera binacional YPFB Petroandina, con el fin de acelerar las inversiones en exploración en el país altiplánico, que es exportador neto de gas natural pero importa combustibles líquidos para su consumo.

"La reprogramación va a tomar unos 15 a 20 días", dijo el presidente de la estatal petrolera de Bolivia, YPFB, Carlos Villegas.