Caracas. Venezuela rechazó un ofrecimiento de suministro eléctrico hecho por Colombia pese a la crisis energética que tiene sometido al país exportador de petróleo a amplios planes de racionamiento de luz.

Caracas y Bogotá mantienen sus relaciones diplomáticas y comerciales congeladas desde hace meses, por la decisión del gobierno de Alvaro Uribe de firmar la ampliación de un convenio militar con Washington, que Venezuela ve como una amenaza.

Medios locales colombianos reseñaron que el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, había ofrecido a su vecino un "sobrante" de electricidad que antes exportaba a Ecuador, sin especificar detalles sobre la cantidad o las condiciones.

No obstante, el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, descartó la posibilidad de establecer negocios con Colombia.

"Estamos trabajando para generar nuestro propio sistema eléctrico (...) para que en el mes de mayo las principales regiones que pudieran ser afectadas producto de las sequías y los bajos niveles de los embalses hidroeléctricos puedan tener sus propias fuentes de energía", dijo Jaua.

Mientras el presidente Hugo Chávez achaca a la fuerte sequía el derrumbe de su capacidad de generación hidroeléctrica responsable de más de la mitad del suministro energético del país, la oposición asegura que el origen de la crisis está en las pocas y dilatadas inversiones hechas por el gobierno del mandatario en sus 11 años en el poder.

Los cortes de luz y agua amenazan la popularidad de Chávez, meses antes de unas cruciales elecciones legislativas, donde podría perder su amplia mayoría en la Asamblea Nacional.