Caracas. La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dijo el miércoles que un derrame de crudo que desde principios de junio afecta al occidental Lago de Maracaibo tiene un impacto moderado en la zona y los trabajos de limpieza culminarán en unas cuatro semanas.

El vertido ha afectado la fauna del petrolero estado Zulia, la labor de los pescadores y complicó la logística de exportaciones de PDVSA, al manchar varias embarcaciones mientras cargaban hidrocarburos en el terminal de Bajo Grande.

"Si bien existe un impacto de dimensiones moderadas, provocado por fugas de pequeñas dimensiones y algunas filtraciones, esa situación está bajo control", dijo Ramiro Ramírez, director de Ambiente de la estatal, en un comunicado, tras una inspección a la labores de recolección en las costas.

En el Lago de Maracaibo, zona de tradicional explotación petrolera del país socio de la OPEP, yacen miles de kilómetros de tuberías que en algunos casos acumulan años sin recibir mantenimiento o ser reemplazadas.

Ramírez agregó que las fugas se produjeron en cinco estaciones de flujo en el campo Urdaneta del Lago y atribuyó el incidente a actos vandálicos que habitualmente ocurren contra las instalaciones petroleras.

Las estaciones de flujo, integradas por tanques, bombas y tuberías en donde se recolecta la producción de varios pozos, habrían sido atacadas para cortarles las líneas de suministro eléctrico, dijo Ramírez.

"En un lapso no mayor a cuatro semanas se estaría culminando el proceso de recolección en las costas afectadas", aseguró Ramírez.

Aunque en principio PDVSA desconoció la existencia de un derrame, días después informó que había comenzado a limpiar la zona con la ayuda de las comunidades.

"PDVSA avanza en las labores de saneamiento ambiental", dice el comunicado sin puntualizar cuánto se ha recogido de la mancha, que hasta la semana pasada continuaba extendiéndose.

La empresa desestima que el derrame haya cubierto las orillas del Lago, aun cuando televisoras locales han mostrado en las últimas semanas imágenes de desembocaduras ennegrecidas por el petróleo.

El parlamentario de oposición Eliseo Fermín, presidente del Consejo Legislativo del Zulia, exigió la semana pasada la renuncia de los ministros del Ambiente y de Energía, a quienes acusa de actuar con negligencia ante este accidente, y declaró la zona en emergencia.

El presidente Hugo Chávez, que dice liderar una revolución socialista en el país sudamericano, ha prometido en varias oportunidades sanear el Lago de Maracaibo, pero la situación de este reservorio, del que se extraen a diario cientos de miles de barriles de crudo, no ha mejorado.