Caracas. Una decena de empresas mixtas que operan campos maduros en Venezuela estudian aplicar un nuevo mecanismo que daría oxígeno a su apretado flujo de caja y les permitiría obtener capital fresco de sus casas matrices o de bancos privados para invertir en los próximos cinco años.

Las firmas intentan captar unos US$14.000 millones en financiamiento externo para revertir el estancamiento o la caída de producción de los campos, dijo a Reuters una fuente involucrada con el plan que prefirió el anonimato.

La petrolera española Repsol-YPF, la anglo-holandesa Shell y la brasileña Petrobras, que son socias minoritarias de la estatal Pdvsa en varios proyectos, están entre las firmas que buscan revertir el estancamiento o la caída de producción de los campos que, por su antigüedad, requieren elevadas inversiones.

Pero una de las mayores trabas que han encontrado para levantar capital de inversión es la falta de flujo de caja libre, pues por ser socia mayoritaria Pdvsa maneja las cuentas de todas las compañías y los accionistas privados se limitan a cobrar los dividendos al final de cada ejercicio.

Además, un alza de un impuesto a las ganancias petroleras y trabas administrativas este año afectaron una ronda de crédito que a finales de 2010 iniciaron las empresas mixtas para remediar la caída de producción que arrastran los campos de mayor tradición en el país miembro de OPEP .

El Gobierno de Hugo Chávez, que ha subido fuertemente la recaudación petrolera en sus 13 años al mando del país OPEP, exigió en 2010 a las empresas mixtas remediar esta declinación, bajo la amenaza de que podría retirarles las licencias.

Una veintena de empresas mixtas que operan campos maduros tienen una capacidad de producción en torno a 400.000 bpd -alrededor de 15% del total del país-, pero según fuentes extraoficiales su bombeo estaría bastante por debajo de esa cifra en la actualidad.

Reingeniería financiera. La fuente dijo que se está evaluando la posibilidad de constituir cuentas separadas que colecten el dinero de las exportaciones, paguen el servicio de la deuda y dejen un flujo de caja disponible para mejorar las operaciones.

No obstante, la obtención de crédito privado sigue siendo cuesta arriba para muchas empresas medianas y pequeñas, lo que haría más factible negociar préstamos de casas matrices.

Otra petición de las socias de Pdvsa es lograr una exoneración del impuesto a los "Precios Exorbitantes" petroleros, que fue incrementado fuertemente al alza en abril poniendo en jaque las ganancias de las empresas mixtas.

Sin embargo, el Gobierno prometió especificar las exoneraciones en un reglamento, que se promulgaría en los próximos meses, dijo la fuente.

El Banco de Desarrollo de China otorgó en noviembre un crédito de US$4.000 millones a la empresa mixta Petrosinovensa, conformada por las estatales PDVSA y China National Petroleum Corporation (CNPC), para elevar el bombeo a 330.000 barriles por día (bpd) desde los 105.000 bpd actuales.

"Ya los chinos aportaron los primeros US$4.000 millones y esperamos que el segundo crédito se concrete pronto", dijo una fuente de Gobierno que prefirió el anonimato por no estar autorizado para declarar.

Se trata de uno de los mayores aumentos esperados en la producción de los campos maduros venezolanos, que desde 2009 arrastran una sostenida caída en su producción debido a la falta de inversiones, especialmente en el occidente del país.

El segundo crédito en ser recibido sería por unos US$1.500 millones para Petroboscán, integrada por Pdvsa y la estadounidense Chevron, para subir 20% la extracción a 120.000 bpd.

"Es muy probable que sea un crédito de casa matriz, se está negociando la tasa de interés", agregó la fuente.

La compañía no estuvo disponible de inmediato para confirmar la información.