Puerto Cabello, Venezuela. Venezuela espera extinguir completamente este viernes el incendio en dos tanques de la mediana refinería El Palito, un incidente que redirige las miradas hacia la estatal Pdvsa tras una letal explosión que dejó al menos 42 muertos y considerables daños el mes pasado.

Pese a la magnitud de las llamas que se desataron el miércoles en la tarde por un rayo, no hay heridos ni daños en los vecindarios cercanos y continúan funcionando las unidades de proceso de la instalación, localizadas lejos de la zona del incendio.

"Ya mañana, Dios mediante, debe estar dominado el segundo tanque y hasta ahora, y debe seguir siendo así, no debe haber ningún riesgo de que esto se complique", dijo el presidente Hugo Chávez el jueves en un acto televisado con miembros de su gabinete.

Cuerpos de bomberos de la refinería y de varias empresas cercanas lucharon contra las llamas la noche del miércoles, logrando sofocar con espuma el primero de los tanques.

El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, había dicho que el fuego en el segundo depósito se extinguiría el jueves debido a que parte del contenido de nafta que tenía fue removido.

Pero casi 24 horas después del inicio del incendio, las llamas todavía eran visibles.

El suceso en El Palito, con capacidad para procesar 146.000 barriles por día (bpd), ocurre a menos de un mes de que una fuga de gas en una esfera de olefinas en la refinería de Amuay, la mayor del país, provocara una gran explosión y el incendio de nueve depósitos de combustibles.

Una estela de muertos, heridos y grandes daños de infraestructura fue el saldo de ese accidente, que conmocionó al país petrolero en medio de la carrera por la silla presidencial que enfrenta Chávez con el opositor Henrique Capriles.

Amuay está trabajando a media capacidad en la actualidad, tras el restablecimiento de las unidades de conversión profunda que sirven para elaborar derivados como gasolina y diésel, lo que hace al país más dependiente del resto de las plantas de su circuito de refinación.

No obstante, el vicepresidente de Refinación de Pdvsa, Asdrúbal Chávez, dijo que el país petrolero tiene inventarios de combustible para "10 ó 12 días", por lo que descartó problemas de desabastecimiento en el mercado doméstico.

Tras el despido de decenas de miles de trabajadores, gerentes y técnicos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por participar en una huelga contra Chávez entre 2002 y 2003, el récord de incidentes y accidentes en las áreas operacionales de la estatal se ha incrementado .

Incidente fortuito. En medio de una fuerte tormenta eléctrica que afectó principalmente la zona central de Venezuela, un rayo impactó la noche del miércoles los techos flotantes de dos depósitos de El Palito, consumiendo uno de ellos, con lo que empezó a quemarse el combustible que contiene.

"Hasta ahora no tenemos ninguna evidencia que indique que hubo sabotaje. La información que me dan el ministro Ramírez y los gerentes allá es que un rayo tocó uno de los tanques y se incendió", dijo Chávez.

El ministro había explicado que la tormenta eléctrica ocurrida en la zona impactó fuertemente y provocó las llamas en los sellos de los tanques, a pesar de que los depósitos cuentan con un sistema redundante de pararrayos y disipadores de energía.

Ramírez descartó que otras instalaciones cercanas a la zona del incendio, como es el caso de las esferas que contienen líquidos de gas natural, hayan sufrido daños por el fuego.

El Palito, que atiende principalmente a las gasolineras locales, se encuentra ubicada en el estado Carabobo al margen de una vía expresa muy transitada que comunica al centro con el occidente del país.

La refinería ha experimentado en los últimos años repetidas fallas operacionales en su craqueador catalítico, que elabora gasolina y otros derivados livianos.

En junio de este año la gerencia de la planta decidió someter la unidad a un plan de mantenimiento cuya culminación aún no se ha informado.

Expertos aseguran que retrasos en las inversiones, la pérdida de recurso humano suficientemente calificado, la falta de mantenimiento y la politización de la firma son los factores que han propiciado las persistentes fallas y el incremento de su severidad en los últimos años .