Caracas. Venezuela prevé seleccionar a los socios del bloque de crudo pesado Carabobo 2 de la vasta Faja Petrolífera del Orinoco antes de finalizar el año, dijo el sábado un alto funcionario.

El bloque no fue adjudicado en la pasada subasta de febrero, pero ha recibido tres ofertas independientes.

"Yo pienso que sí", dijo el asesor del ministerio de Energía y Petróleo y Coordinador del Proyecto Carabobo, Baldo Sansó, a una estación de radio local, cuando fue consultado si el proceso concluiría antes de que termine el 2010.

Meses atrás, el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, dijo a Reuters que para este proyecto fueron recibidas tres ofertas individuales, pero no precisó nombres de los oferentes.

Sansó ratificó que algunas de las ofertas provienen de empresas en solitario y otras de consorcios, pero no ofreció más detalles.

"Las empresas que se quedaron por fuera quieren entrar", agregó.

Otros dos proyectos de Carabobo fueron licitados y adjudicados en febrero. Recientemente fueron creadas las empresas mixtas, con la mayoría accionaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que manejarán las reservas de los dos áreas de crudo de la faja, lo que implicará miles de millones de dólares de financiamiento externo.

Se espera que cada una de las compañías lleguen a producir unos 400.000 barriles por día (bpd) y construyan un mejorador para convertir 200.000 bpd del petróleo en crudo sintético para su exportación.

Sólo los bloques del proyecto Carabobo 1 y 3 que fueron subastados poseen más de 19.000 millones de barriles de reservas de crudo probadas.

Por otra parte, el funcionario señaló que el hundimiento en el mar Caribe esta semana de la plataforma Aban Pearl, propiedad de la compañía india Aban Offshore, no afectará el cronograma de selección de socios del Mariscal Sucre para la explotación de gas costa afuera.

"No va a cambiar en nada el hundimiento de la plataforma", dijo en relación al proceso de selección de socios de Mariscal Sucre.

El proyecto, con reservas de 14,7 billones de pies cúbicos (BPC) de gas, quedó desierto a comienzos de año y se retomó meses después mediante negociaciones individuales.