Representantes de la etnia Kariña se quejan de que el derrame de petróleo en el río Guanipa -en el este del estado Anzoátegui- no se atendió a tiempo, por lo que el vertido, según los lugareños, alcanzó una magnitud importante, pese a que lo reportaron a Petróleos de Venezuela (Pdvsa), varios días antes de recibir la asistencia.

El secretario general de la Federación de Trabajadores Petroleros de Venezuela, José Bodas, aseguró que la magnitud del derrame en el río Guanipa en el poblado de Tascabaña no puede compararse con el ocurrido en el río Guarapiche en Monagas, pues este vertido ha sido mucho menor, pero no por ello menos dañino para la población.

Según Bodas, el crudo tenía una semana derramándose, cuando fue atendida la emergencia.

El dirigente petrolero sostiene que el problema principal es que Pdvsa tiene actualmente una muy baja capacidad de respuesta, debido en primer lugar al estado general de deterioro de la petrolera, y en segundo lugar, porque desestima las advertencias que recibe de las poblaciones que se ven afectadas por sus actividades.

El director de Fedecámaras por el sector pecuario, Egildo Luján Nava, aseguró que lo ocurrido en Monagas y Anzoátegui deja en claro la irresponsabilidad en el mantenimiento de las tuberías por parte de la estatal petrolera, según indicó al diario La Verdad.

Las consecuencias ecológicas, según algunos reportes de prensa, serían importantes para los habitantes de la zona, pues el río es parte fundamental de su economía y vida cotidiana.

No obstante, para los analistas no deja de sorprender la escueta o casi inexistente información aparecida en la prensa anzoatiguense sobre el derrame en ese río.

Pdvsa responde. A la salida de la firma de 14 acuerdos en materia energética con una delegación china, el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, dijo a periodistas que las primeras investigaciones sobre el caso de Anzoátegui llevan a pensar que se trata de un hecho "provocado".

El alto funcionario sostiene que "están queriendo crear como una matriz" de opinión sobre una supuesta ineptitud de la empresa estatal.

Por medio de un comunicado, Pdvsa explicó que "activó el plan local de contingencia para atender en tiempo récord un vertido de crudo producto de un presunto sabotaje, en el cual se afectó con una segueta a una tubería cercana a un morichal, aledaño a la comunidad Tascabaña I en el Municipio Freites, del estado Anzoátegui".

La información oficial señala que "está garantizada la integridad de los ríos Tascabaña y Guanipa, por cuanto en las inspecciones se ha comprobado que las aguas no han tenido ningún tipo de afectación por este incidente. Las comunidades de Tascabaña 1 y 2 continúan surtiéndose del vital líquido, como de costumbre, mediante un pozo productor de agua potable y con camiones cisternas para su distribución".

El hidrocarburo es retirado del morichal afectado y se prevé que para esta misma semana se logre la conclusión del arreglo de la tubería, al tiempo que se ejecutan las labores de investigación que determinarán la causa del daño de la línea del fluido.

Pdvsa informa que movilizó a tiempo a un personal calificado, aunado a los equipos e implementos de alta tecnología requeridos, con lo cual se evitó así un posible impacto al ambiente.